Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los doce miembros del jurado del caso O. J. Simpson, aislados medio año en un hotel

El comienzo oficial del juicio por doble homicidio contra el ex jugador de fútbol americano O. J. Simpson ya tiene fecha casi segura: el próximo 18 de enero. Además, el juez Lance Ito, que por llevar el caso más sonado de los últimos años se ha convertido en toda una estrella de la televisión, ha tomado la importante decisión de secuestrar a los doce miembros del jurado y a sus sustitutos. Esto significa que las personas que decidirán en último término acerca de la culpabilidad de Simpson serán trasladadas el próximo miércoles a un hotel cuya localización se mantiene en absoluto secreto y en el que se estima permanecerán unos seis meses aislados de sus familiares y amigos.Para evitar cualquier tipo de contaminación informativa ajena a la sala del juicio, tampoco podrán leer la prensa ni ver los informativos de la televisión, aunque Lance Ito sí les ha permitido acudir a su cita semanal con telecomedias como Roseanne o Los Simpson, serie de animación que carece de nexo familiar con el acusado.

A Lance Ito le preocupa sobre todo que el jurado pueda dejarse influir por la multitud de testimonios de familiares y amigos de Nicole Brown Simpson, que en las últimas semanas han denunciado en medios de comunicación y libros al efecto cómo O. J. Simpson la maltrataba en su relación matrimonial. Simpson, a quien se acusa de haber matado a cuchilladas a su ex mujer Nicole Brown Simpson y su novio en junio del año pasado, llegó a declarar el mes pasado que era su mujer quien le pegaba a él.

El libro de Simpson

Esta versión de los hechos forma parte del contenido del libro escrito por el propio Simpson en colaboración con su vecino y periodista Lawrence Schiller y que será editado el próximo mes con el título Quiero deciros. Según explicó ayer Schiller, Simpson quiere con ello contestar a las 300.000 cartas que ha recibido desde que fue detenido. "Cuando tuve mi primera reunión con él sobre el libro me dijo: 'Esto no va a ser una biografía; este libro va a ser una contestación a la respuesta que el público ha tenido conmigo y con mi sufrimiento", dijo Schiller, de 52 años, que también es director de cine y productor. Ni él ni los abogados de Simpson han querido dar ningún dato sobre las condiciones para la publicación del libro ni el dinero que podría recibir por el texto de la editorial.

"Esto es algo que no podemos divulgar", dijo Robert Kardashian, uno de los abogados de Simpson que se ha preocupado de sellar el acuerdo entre éste y Schiller. "Es confidencial entre el editor y nosotros; sólo puedo decir que los fondos que Simpson está recibiendo por ello están siendo dedicados a los gastos de la defensa", añadió.

La defensa de Simpson ha dado, por otro lado, un giro radical en su estrategia: el acusado renunció a la discusión preliminar sobre la admisibilidad de las pruebas de ADN, lo que permite que por fin empiece el juicio formalmente, aunque lleva ya meses de preliminares. El ADN es el código genético equiparable a las huellas dactilares a efectos de identificación de una persona, pero ante un tribunal su validez es más dudosa.

En el caso de O. J. Simpson, las pruebas de ADN son fundamentales para la identificación del individuo cuya sangre se halló en el lugar del crimen, puesto que no existen testigos presenciales.

La defensa de Simpson planeó desde el principio alargar el inicio del proceso poniendo en duda la admisibilidad de esta prueba científica ante la justicia. Ahora prefiere comenzar el juicio sin más preliminares, aunque repetirá su alegación de que dichas pruebas se obtuvieron de modo irregular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 1995

Más información

  • TRIBUNALES EL PROCESO MÁS SONADO DE EE UU