La balanza por cuenta corriente sufre un fuerte deterioro noviembre por el aumento del lavado del cupón

El déficit de la balanza por cuenta corriente (suma de los saldos de la balanza comercial, los servicios, las transferencias y la renta) en noviembre alcanzó la cifra de 89.000 millones de pesetas mientras que en el mismo mes de 1993 se había registrado un superávit de casi 175.000 millones de pesetas. Este cambio de tendencia (una diferencia de 264.000 millones) muestra un empeoramiento de la balanza comercial (el déficit comercial -exportaciones menos importaciones- creció un 12,5%), menores ingresos por transferencias -por motivos de calendario de pagos- y, sobre todo, porque se mantiene el fuerte crecimiento del pago de rentas al exterior derivado del servicio de la deuda pública mediante el mecanismo del lavado de cupón. Los mayores ingresos turísticos no pueden compensar ese deterioro en el año.De esta forma, para el conjunto de los 11 meses del año contemplados el saldo de la balanza comercial y de servicios unidas ha registrado una notable mejoría respecto a un año antes al pasar de un déficit de casi 500.000 millones a una situación de práctico equilibrio en 1994.

Pero la balanza por cuenta corriente es la suma de estos dos saldos y los de rentas y transferencias que se han comportado de forma muy dispar en 1994. Ello ha provocado un déficit corriente de 889.900 millones en 1994 frente a los 530.700 millones de hace un año. ¿Por qué? Porque el saldo de transferencias ha disminuido en este año y, sobre todo, porque se ha duplicado el saldo negativo en el saldo de rentas. El saldo de la renta se origina en su parte de ingresos, por el rendimiento de las reservas españolas colocadas en el exterior y en su parte de pagos por el de los intereses de la deuda pública en manos de no residentes.

Esta última partida se ha elevado hasta noviembre a casi 2,4 billones de pesetas de los que una parte importante se debe al lavado de cupón venta temporal de deuda por parte de residentes a no residentes para evitar la retención del 25% sobre los rendimientos- y que, aunque aparece como salida de dinero en la balanza corriente, después lo hace como entrada en la balanza de capitales. El déficit en renta era de 1,17 billones mientras que en el mismo periodo del año pasado era de, 544.500 millones. De ahí que haya aumentado tanto de un año para otro y que Economía esté tan preocupada por el lavado de cupón.

Sobre la balanza comercial, las importaciones solían crecer mucho más deprisa de lo que lo hacían las exportaciones y ahora parece que el ritmo de aumento puede ser similar y que, por tanto, el déficit crecerá de forma más lenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de enero de 1995.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50