Entrevista:

"Pujol y González se tienen cogidos del cuello"

Aleix Vidal-Quadras cree que la puesta en escena de la renovación del compromiso de Jordi Pujol con la gobernabilidad demuestra la debilidad de la colaboración entre CiU y el PSOE. El presidente del PP de Cataluña anuncia una oposición aún más dura al Gobierno de la Generalitat, no considera necesario que se reconstruyan los puentes de diálogo entre su partido y los nacionalistas y rechaza no la Ley de Normalización Lingüística, sino su aplicación.Pregunta. ¿Cómo le ha sentado la foto entre Felipe González y Jordi Pujol en La Moncloa?

Respuesta. La foto demuestra un interés clarísimo por aparecer colaborando de forma sólida y estable. Y esto es un indicativo claro de la debilidad de la propia colaboración. Para mí, el interés e incluso la sobreactuación que representa la foto es una muestra clara de que esa colaboración tiene problemas internos significativos.

P. No le da usted mucha vida al pacto.

R. Ese acuerdo se mantendrá hasta las municipales. Después el escenario puede cambiar. Es una acuerdo que se basa en la necesidad de cubrirse mutuamente determinadas corrupciones, pero también en amenazarse mutuamente. En términos geoestratégicos, sería una colaboración de destrucción mutua asegurada, es decir, cada uno tiene cogido al otro del cuello, y de esta forma se mantienen unidos. Más que un abrazo es un agarre. Además, Felipe necesita los votos de CiU para sostenerse en el poder, y Pujol está muy satisfecho de poder aprovechar permanentemente la debilidad de un Gobierno minoritario obteniendo todo tipo de instrumentos presupuestarios, administrativos y políticos que le permitan aumentar su poder clientelar sobre la sociedad catalana.

P. El PP deberá reconstruir algún día los puentes con Convergència, por si tienen que colaborar en el futuro. ¿Cómo y cuándo se hará?

R. Esto se basa en una apreciación equivocada, que es que la política se basa en relaciones de afecto. Y no es así. Se basa en intereses mutuos. Y, por tanto, esto no nos preocupa nada. Nosotros hacemos una oposición dura a Convergència en Cataluña, y seguiremos haciéndola, y la endureceremos aún más. Si un día, por necesidades políticas y por el interés general de Cataluña y de España, se ha de colaborar con Convergència, ya se diseñará la forma de hacerlo.

P. Miquel Roca puede conseguir la alcaldía siempre que le voten los concejales del PP. En esa hipótesis, ¿qué pasaría?

R. Si el señor Roca quiere ser alcalde de Barcelona, que procure ser el más votado, porque, si no, difícilmente lo será.

P. Pues bien, Roca es el candidato más votado, pero no tiene mayoría absoluta y sólo puede ser alcalde con la abstención del PP ¿Qué pasaría entonces?

R. Nosotros respetaremos la voluntad popular. Que ningún candidato espere ser alcalde con los votos del PP si no es el más votado.

P. Usted le dijo a Pujol que el PP no iba a participar en el consenso lingüístico como el resto de la oposición. ¿Será porque usted no forma parte de los políticos de la transición que comparten criterios comunes sobre determinados temas?

R. Sí, hay un factor así que quizá influya. Pero lo fundamental es que tenemos unas convicciones, que hemos razonado y asentado, y nos mantenemos fieles a ellas. Estamos en contra de la inmersión lingüístIca en la etapa inicial de la enseñanza básica con carácter generalizado y obligatorio. Es una práctica que vulnera derechos individuales inalienables y que, además, es mala desde los puntos de vista pedagógico, social, cultural y político. Aceptamos plenamente la Ley de Normalización Lingüística de 1983, pero discrepamos frontalmente de cómo se está aplicando.

P. ¿Cómo aplicarían ustedes la ley? ¿Con dos líneas de escuelas según la lengua del alumno?

R. Nosotros proponemos un modelo basado en la presencia equilibrada de las dos lenguas en todas las etapas del sistema educativo, respeto escrupuloso a la libre elección y no separación de los alumnos en función de su lengua. No queremos crear dos comunidades separadas. La única forma de conjugar estos principios, que son los que ha sentado la jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia, es un modelo de equilibrio. Es decir, que a lo largo de todas las etapas las dos lenguas tengan una presencia significativa y equilibrada, de forma que al final de la enseñanza básica los alumnos conozcan perfectamente ambas lenguas y no se creen dos comunidades, que no responderían a la realidad del país. Lo que queremos es que el modelo educativo sea como es el país, que tiene dos lenguas y que las vive de manera simultánea, convivenclal y tolerante.

P. ¿El castellano está en peligro en Cataluña?

R. Decir que el castellano está en peligro, dicho así, sin matización, es una exageración. Lo que sí es cierto es que CDC está poniendo en marcha un modelo de normalización que aspira a la sustitución del castellano por el catalán en un periodo de tiempo más o menos largo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de diciembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50