Freddy y su garra metálica regresan de la mano del actor Robert Englund

Freddy Krueger y su garra metálica, dos iconos del género de terror contemporáneo, regresan. Lo harán siguiendo el paso tambaleante del monstruo de Frankenstein-Branagh y el rojo rastro de los vampiros de Anne Rice (pues la nueva entrega de Pesadilla en Elm Street no se estrena en España hasta el 27 de enero), pero será un regreso sonado. Wes Craven, el creador de Freddy, el director de la primera película de la serie ha realizado la nueva, la sexta, titulada precisamente La nueva pesadilla, con el propósito de rescatar al personaje de la mercadotecnia y la ñoñería, desempolvarlo y devolverlo a sus más siniestros orígenes. Ayer en Barcelona, Robert Englund, el actor que ha encarnado siempre a Freddy, habló del filme y proporcionó algunas claves sobre el monstruo de las cuchillas: "Freddy es los pecados de los padres", dijo.

Robert Englund es un tipo simpático, que adora la comedia, género al que espera volver ("sólo soy como Freddy en los atascos de Los Ángeles", manifesta), pero se ha contagiado algo de la oscuridad con que Wes Craven tiñe sus películas. "Dice Wes, y yo lo pienso también, que Freddy es algo así como el paradigma del padre maligno; él mata la juventud, la belleza y la sensualidad de la juventud; Freddy representa todo lo que los adolescentes tienen que afrontar para llegar a ser adultos. Quizá los jóvenes que ven las películas de Pesadilla en Elm Street no articulan estas cosas conscientemente en su cabeza, pero sí lo sienten en su corazón. La lucha contra Freddy tiene mucho de la rebelión contra los padres. Esa es una de las claves del éxito de los filmes de la serie; otra es el tema de las pesadillas, algo muy central de los seres humanos".

Elm Street revisitado

De la nueva-primordial faceta de Freddy opina: "El carácter de Freddy ha ido cambiando con los años; adquirió un cierto humor negro que a los aficionados a la serie les gustaba. Se hizo más y más payaso, tramposo, burlón. Wes Craven ha hecho marcha atrás en todo eso y Fredyy vuelve a ser malo-malo".La relación de Englund con Freddy es buena: "Me considero afortunado. Está bien esta carrera, es como la de Vincent Price, Lon Chaney o Christopher Lee".La excusa argumental de la nueva entrega es ingeniosa, cine dentro del cine: arranca con los preparativos de una secuela de Pesadilla en Elm Street. Los propios Wes Craven y Robert Englund y otros actores y técnicos, se interpretan a sí mismos.

Sobre la firma

Jacinto Antón

Redactor de Cultura, colabora con la Cadena Ser y es autor de dos libros que reúnen sus crónicas. Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona y en Interpretación por el Institut del Teatre, trabajó en el Teatre Lliure. Primer Premio Nacional de Periodismo Cultural, protagonizó la serie de documentales de TVE 'El reportero de la historia'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción