CiU pide reconducir la comisión de partidos ante su impotencia para investigar Filesa

La comisión sobre financiación de los partidos concluyó ayer las comparecencias en tomo al caso Filesa en un ambiente de frustración por su impotencia para, investigar dicho escándalo. Por distintos motivos -ausencia del primer convocado, ignorancia del segundo y mutismo del tercero- los responsables de empresas proveedoras del PSOE no aportaron ni un solo dato para clarificar su presunta financiación irregular. A la vista de ello, Josep López de Lerma (CiU), propuso "reconducir" los trabajos de la comisión, relegando la tarea investigadora, en favor de la reflexión sobre un nuevo sistema de financiación de los partidos, que se base en explicar a los ciudadanos que "la democracia es cara y la aportación del Estado resulta insuficiente".Esta sugerencia fue rechazada de plano por el portavoz del PP, Jaime Ignacio del Burgo, quien recordó que la comisión tenia un mandato del pleno para investigar el caso Filesa; y por el de IU, Felipe Alcaraz, quien descartó cualquier propuesta de "punto final o borrón y cuenta nueva".

'Caso Naseiro'

Del Burgo y Alcaraz, así como Pilar Rahola, anunciaron que pedirán nuevas comparecencias sobre el caso Filesa, aunque no parece fácil que prosperen. Para el viernes está prevista la primera cita de un implicado en el caso Naseiro, la del propio Rosendo Naseiro, ex. tesorero del PP, pero Del Burgo comentó ayer que hace dos meses sufrió un infarto y quizá no pueda comparecer.

Los comisionados no han tenido suerte. Ayer fue el responsable de la empresa Mabuse, que realizó un vídeo parea la campaña socialista de 1989, Ramón García Redondo, quien excusó su presencia con un informe clínico en el que acreditaba haber sufrido una trombosis cerebral.

Carlos García Pardo, ex propietario del 50% de Producciones Dobbs, sí compareció, pero para explicar que no se preocupó ni se ocupó de dicha empresa hasta que el juez Marino Barbero le acusó de falsificación de documento mercantil. Producciones Dobbs cobró 60 millones a Time Export, supuesta tapadera del PSOE, por un estudio titulado Mercado publicitario para la introducción de nuevos productos en el sector de la incorporación de componentes electrónicos, que García Pardo dijo desconocer por completo.

Ante la evidente inutilidad de su testimonio, el socialista Fernando Gimeno preguntó quién había solicitado esta comparecencia y se produjo una situación surrealista cuando ningún grupo la asumió como propia. No fue la única.

El presidente de la comisión, Luis Mardones, echó mano de todos sus recursos dialécticos, incluso sentimentales, para convencer a Felipe Alcaraz, de que no se marchara, después de que Iñigo Larrazábal, responsable de El Viso Publicidad e inculpado también en el caso Filesa, anunciase que se acogía al derecho a no declarar. Alcaraz se marchó de la sala, pero prometió volver en la próxima sesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de diciembre de 1994.

Lo más visto en...

Top 50