Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España no aportara predicciones propias al Tratado de Cambios Climáticos de la ONU

La Comisión Nacional del Clima sigue inoperante tras dos años de existencia

El Gobierno no no se está tomando en serio la investigación sobre el cambio climático y sus consecuencias para España. Dos años después de su entrada en escena, la Comisión Nacional del Clima no ha puesto aún en funcionamiento programas propios de investigación en predicción climática, carece de presupuesto para ello y el Instituto Nacional de Meteorología (INM) no ha coordinado el trabajo científico. En el próximo mes de abril, la comisión debe presentar sus resultados y propuestas en la primera reunión del Convenio sobre Cambios Climáticos de la ONU.

MÁS INFORMACIÓN

Los científicos que estudian el clima en España consultados se alarman de este retraso y se quejan de que no se facilita ni se coordina su trabajo en la Comisión Nacional del Clima, presidida por el ministro José Borrell.Según coinciden las investigaciones internacionales sobre cambio climático, dentro de 50 años la actividad humana habrá provocado un aumento de 2,5 grados en las temperaturas medias de la Tierra, los extremos meteorológicos se agudizarán y se producirán numerosas alteraciones, como la subida del nivel del mar, con amplias implicaciones sociales y económicas. Estas predicciones pusieron en alerta a Naciones Unidas, y en 1992, en la Cumbre de Río, se presentó el Convenio sobre Cambios Climáticos, que firmó y ratificó España.

Lo cierto es que, en España, la comisión creada con motivo de este tratado no tiene en marcha programas científicos propios de predicción climática, y los datos que Manuel Bautista, director del INM, presentó el pasado mes de octubre en el informe oficial de España al tratado, destacando el incremento de temperatura previsto en la región de la península Ibérica, proceden, de las investigaciones hechas en los últimos años en importantes centros europeos del clima. "Como predicciones climáticas netamente españolas no se va a presentar nada; siento decir que no hay ningún resultado que esté disponible de aquí a abril", dice Bautista.

En febrero de 1993, el INM convocó a un centenar de expertos, incluidos científicos de las universidades, a una reunión en Segovia para discutir lo que se podía hacer en este ámbito y elaborar un borrador de Programa Nacional, de Clima, coordinado por el INM. Poco se ha avanzado desde entonces en la investigación científica v la coordinación sobre predicción climatica, que quedaron a sí fuera del ámbito de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT), aunque ahora se está en con versaciones para integrarlas en ella.

Contratos de obra

El INM pidió hace un año a varios equipos universitarios de investigación que presentaran proyectos. Siete fueron firmados por Bautista y las autoridades universitarias, como los convenios habituales que hace la Universidad. El pasado mes de septiembre, el INM comunicó a los científicos que dichos contratos habían sido rechazados por los interventores de la Administración. "Hemos ten¡do problemas administrativos, en parte debidos a nuestra inexperiencia, porque no habíamos tenido nunca la experiencia de firmar contratos así con la Un¡versiad", dice Bautista.

Finalmente, ayer se convocaron en el BOE cuatro programas de investigación climática, como contratos de obra -solicitud de ofertas para asistencia técnica- por un valor total de 40,5 millones de pesetas.

Sergio Alonso, catedrático de Meteorología de la Universidad de las Islas Baleares, presentó al INM un proyecto de investigación sobre las precipitaciones intensas en el Mediterráneo occidental. Fue rechazado. Pero ya está trabajando en ello, junto con equipos de Francia, Italia y Reino Unido, gracias a 56 millones de pesetas de la UE. El asistió a la reunión de Segovia. "Luego he perdido la pista al programa nacional del clima", dice.

Un modelo de predicción regional para España que incluye la gota fría fue rechazado por el INM, y en enero se va a utilizar en el prestigioso centro público británico Hadley de investigación del cambio climático.

"Se ha roto la comunicación con el programa del clima", dice Ildefonso Díaz, catedrático de Matemáticas de la Un¡versidad Complutense. Él recuerda que no le dieron respuesta oficial cuando fue invalidado el contrato -firmado por la Complutense y el INM- para investigar con su grupo predicciones climáticas a muy largo plazo. Recuerda que en el INM se le comentó, como: a otros investigadores, que, a raíz de lo de Roldán, los interventores están mirando con precisión contratos y acuerdos.

"El programa nacional del clima es un documento de estrategia respecto al cambio climático, no un plan con actividades concretas, con calendarios, presupuestos...", explica Bautista. "En mayo pasado entró la urgencia de elaborar el informe que España tiene el compromiso de presentar a la ONU en abril., y éste depende, en gran medida, de los materiales que se hayan ido recopilando como programa nacional del clima", cobtinúa. "Son dos cosas diferentes".

Medidas para retrasarlo

Cristina Narbona, secretaria de Estado de Vivienda y Medio Ambiente, afirma: "Estoy mucho más preocupada en proponer medidas al Gobierno para ralentizar en lo posible el cambio climático que en seguir adelante con la investigación, hay una serie de líneas abiertas que tardarán más o menos en dar resultados". También destaca que va a procurar que todas las personas que trabajan en clima estén vinculadas y haya una coordinación con la CICYT.

"A efectos de investigación en predicción y modelización climáticas, la Comisión Nacional del Clima no existe y el Plan Bienal de Clima 1995-96 estará formado por resultados científicos que nos han pedido ahora que aportemos, pero que tendríamos igual, si no existiese la comisión nacional", afirma Antonio Ruiz de Elvira, catedrático de la Universidad de Alcalá de Henares y director del programa de clima marítimo de Puertos del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 1994