En la tertulia Crisol se analiza el interés por los clásicos

La biblioteca clásica Gredos ha visto aparecer en estos días su volumen número 200. Creada en 1977, esta colección ha sido en estos últimos 18 años un referente imprescindible para el lector interesado en la cultura clásica griega o latina. La buena noticia ha reunido en la tertulia de la librería Crisol a los profesores José Luis Moralejo, Carlos García Gual, y a la poetisa. Blanca Andreu para compartir sus experiencias de lectores, docentes y editores con un público preocupado por el futuro de los conocimientos humanistas en nuestro país.Carlos García Gual, asesor (le la sección griega de la colección, destacó sus características, entre ellas que trata "a los autores clásicos sin beaterías, procurando la claridad y poner al alcance del lector actual textos no sólo literarios". Desde la época "brillante en cuanto a traducciones del siglo XVI, la versión de los clásicos en nuestro, país ha tenido muchos altibajos, por eso es importante la continuidad en la edición de textos interdisciplinarios; desde los fragmentos de Sófocles, pasando por los papiros de magia, o aquel número 1 que fue La vida de Alejandro". Son tiempos difíciles para el humanismo, aseguró García Gual. Sin embargo, anunció, "en el 95 concluiremos la edición de las obras de Platón".

Cultura general

La lectura de los clásicos se extiende en la sociedad o así parecen aseverarlo las numerosas ediciones que salen al mercado, y que en opinión del profesor Moralejo responden "a que el conocimiento de los clásicos se abre camino en lo que podríamos llamar la cultura general". Fenómeno que, en, su opinión, podría tener una explicación malévola según la cual, "cuando se aproximan tiempos oscuros con el desconocimiento total del latín y el griego, la gente, como los monjes de la alta Edad Media, hace acopios de conocimiento".Blanca Andreu aproxmo el diálogo a la experiencia personal. ".Los libros de Gredos me gustan fisicamente. Me gusta tenerlo; cerca, aunque sea una lectora irregular. En los clásicos encuentro sinceridad, ellos no se cortaban por nada, mandaban azotar a las aguas o saludaban a los ríos y eran saludados por ellos. Eso era así porque creían en el milagro, todo lo contrario a lo que ocurre en la sociedad contemporánea".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS