Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVO GOLPE CONTRA EL TERRORISMO

KoIdo, el responsable de la reconstrucción

, José Luis Martín Carmona, Koldo, recibió el año pasado la orden de la dirección de ETA de reconstruir la estructura de la organización terrorista en Vizcaya, en situación precaria tras la detención de Javier Martínez Eizaguirre, Javi de Usansolo, y la huida de Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi, en mayo de 1992. Gadafi había conseguido recomponer el grupo en pocos meses, después del golpe asestado contra el comando Vizcaya en una operación policial que en agosto de 1991 costó la vida al activista Juan María Ormazabal, Tturko, y a un policía autónomo.

Martín Carmona, de 28 años y nacido en Basauri (Vizcaya), inició su historial delictivo en 1989 y desde entonces ha sido acusado de cometer 11 asesinatos. La policía sospecha que KoIdo acometió la reorganización en el verano de 1993, sobre los restos de la infraestructura de colaboradores y miembros legales (no fichados) que quedaban operativos.

Tras la escalada de atentados del pasado verano -en menos de dos semanas cometió tres acciones terroristas en Vizcaya-, los investigadores creen que Martín Carmona no sólo había asentado la infraestructura de los miembros liberados (a sueldo), sino que contaba con el soporte de una red de apoyo de unas 30 personas. El comando Vizcaya asesinó el pasado mes de agosto a dos personas. En el plazo de 12 días el grupo que dirigía KoIdo acabó con la vida de un albañil parado de 29 años en el barrio bilbaíno de Rekalde y de un policía, que recibió un tiro en la cabeza mientras jugaba a las cartas en Berango.

La infraestructura de ETA perdió un talde (grupo) hace tres semanas. La. Ertzaintza detuvo en Getxo, Vizcaya, a los cuatro integrantes del comando legal Lambroa al sospechar que la ejecución de los atentados que preparaban en una vivienda deshabitada en esa localidad vizcaína era inminente. La policía encontró en su poder información sobre las costumbres de militares y policías destinados en el País Vasco y una lista con las matrículas de sus coches particulares, y se incautó de explosivos, material electrónico, armas de fuego y documentos internos de la banda terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994