Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVO GOLPE CONTRA EL TERRORISMO

El 'comando Vizcaya' cae en un tiroteo con la Ertzaintza

Un miembro de ETA murió en la refriega, que se produjo después de que un militar repeliera un atentado

El jefe del comando Vizcaya de ETA, José Luis Martín Carmona, Koldo, quiso ayer romper tres meses de silencio terrorista y acabó esposado por la Ertzaintza. La policía vasca desarticuló su comando después de que Carmona y dos liberados (a sueldo) más intentaran asesinar a un sargento de Infantería en la localidad vizcaína de Larrabetzu. El militar abrió fuego al verse encañonado por dos etarras, que huyeron a escape y disparando. Los terroristas lograron llegar tras sufrir un accidente de tráfico y robar un coche a Loiu (Vizcaya), donde la Ertzaintza les cortó el paso. En un segundo tiroteo moría el etarra Ángel Irazabalbeitia y resultaban heridos el agente Jesús Marzán Otero (gravedad extrema) y la activista Lourdes Txurruka (pronóstico reservado).

Koldo, responsable del asesinato del sargento mayor de la Ertzaintza, Joseba Goikoetxea, el 26 de noviembre pasado, quiso ayer poner en práctica la última consigna de sus jefes: "Dar duro". La operación en Tolón (Francia) contra la dirección de la banda espoleó al activista. Un sargento primero de Infantería del Ejército de Tierra iba a ser la nueva víctima de sus pistolas. KoIdo eligió como colaboradores al matrimonio formado por Ángel Irazabalbeitia Aranzabal y Lourdes Txurruka Madinabeitia.Frente a la Iglesia de Larrabetzu (Vizcaya) hay un par de semáforos. A las 8.05, el sargento primero especialista de Infantería José-Carrollo Raña se dirigía vestido de paisano al cuartel de Soyeche, en Munguía. Vio acercarse a una pareja sospechosa cuando estaba parado con su coche. Por si acaso, preparó su pistola del nueve largo. Entonces se vio encañonado sucesivamente por un subfusil y una pistola. El sargento sin salir del coche, abrió fuego. Esta " reacción serena y su valor" le salvó la vida, según sus superiores.

Una bala atravesó el brazo del sargento dejándole una herida leve y tras siete quedaron alojadas en el coche del militar. Los etarras dejaron de disparar y salieron a toda velocidad en un Ford Escort matriculado en Santander mientras el sargento lograba arrancar su coche y llegar hasta el cuartel, para ser trasladado luego a la clínica Virgen Blanca de Bilbao.

Las prisas en la huida -a uno terrorista se le cayó un puñado de balas sin percutir- forzaron una conducción temeraria. El coche se empotró contra un camión parado en una retención de tráfico, cerca del cruce de Erletxe. Los terroristas salieron del vehículo y se apoderaron a punta de pistola de un Ford Fiesta rojo BI-0160-BB, abandonando al conductor en la carretera. Todo parecía bajo control cuando tomaron la carretera hacia Sondika. Pero la Ertzaintza estaba ya desplegada y una patrulla de Tráfico les seguía tras haber presenciado el robo.

"La gente empezó a caer"

El Ford see desvió hacia la localidad de Loiu. La Ertzaintza logró interceptarlos justo frente al local del PNV en Loiu a las 8.30. Ángel Irazabalbeitia empezó a disparar desde el interior. "Después salió del coche rojo y se dirigió hacia los ertzainas. Entonces llegó otro coche y la policía empezó a disparar. Se han intercambiado un montón de disparos y la gente ha comenzado a caer", indicó un testigo. Eran cuatro ertzainas contra tres terroristas.

Irazabalbeitia no volvería a levantarse. La integrante del comando Lourdes Txurruka quedaba tendida con un balazo en el tórax. José Luis Carmona salió ileso de la refriega. No opuso resistencia, fue desarmado y conducido a comisaría. Acurrucado en el coche policial quedó herido en el tórax y en el abdomen el agente Jesús Marzán Otero.

Juan María Atutxa, consejero vasco del Interior, había tardado casi un ano en capturar al asesino de su brazo derecho en la lucha antiterrorista. "La detención de Koldo, el que tuvo la mala sangre de disparar a Joseba Goikoetxea, hace subir la moral de la Ertzaintza", decía ayer. Pero de nuevo tenía que desplazarse hasta el hospital de Cruces para visitar a un agente que a media tarde se debatía entre la vida y la muerte. Su pronóstico es estable "dentro de la extrema gravedad". Anoche pasó a la unidad de reanimación.

La Ertzaintza da por desarticulado con esta operación al comando Vizcaya, cuyo jefe, Koldo, está considerado el autor de 11 asesinatos. Los agentes incautaron a los etarras. tres pistolas, un subfusil y dos granadas.

Mientras el entorno político

ETA llamaba a la participación en el homenaje que hoy se tributará a Irazabalbeitia en Soraluze (Guipúzcoa), HB aprovechaba para. atacar al PNV. La coalición acusó a este partido de "embarcar" a la Ertzairitza en una política de represión contra "el movimiento abertzale", y le advirtió que es el único responsable de lo sucedido y de lo que pueda suceder. La portavoz de HB, Jone Goirizelaia, que su formación va responder con firmeza a la "guerra sucia".

KAS amenaza

más violenta, la Coordinadora Abertzale Socialista (KAS) emtió ayer un comunicado con este encabezamiento: "La Ertzaintza ha vuelto a asesinar". En el texto denuncia la "criminalización" y el "acoso" de la izquierda abertzale por parte del PNV y advierte: "Esto nos lleva indefectiblemente al enfrentamiento ( ... ) la izquierda abertzale responderá al cuerpo policial y a la responsabilidad política que la dirige". Los incidentes no se hicieron esperar. Grupos de jóvenes se manifestaron en San Sebastián por la muerte del etarra. En Irún se levantaban barricadas y dos jóvenes eran arrestados. En Portugalete unos encapuchados. incendiaron un autobús. En Rentería hubo tres detenidos, en Basaun uno en Bilbao otro.

El ministro de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, felicitó tras el Consejo de Ministros al sargento Carrollo por su "conducta serena", que ha facilitado la desarticulación del comando Vizcaya "un importante éxito policial". El ministro también transmitió su felicitación a la policía autonómica y su preocupación por la salud del agente herido. El lehendakari, José Antonio Ardanza , se expresa en los mismos términos, mientras cientos de compañeros del ertzaina Marzán se manifestaron ante el hospital para homenajearle.

El presidente del PP en el País vasco, Jaime Mayor Oreja, manifestó que la viceministra de Interior, Margarita Robles, está empleando el mismo lenguaje que el PP y felicitó a las Fuerzas de Seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de noviembre de 1994