Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL alcalde de Móstoles dice que la 'Ciudad del Jolgorio' no será otra Costa Polvoranca

Móstoles tendrá una ciudad especial para los más jóvenes, y pronto. Ante el próximo inicio de las obras de la futura Ciudad Joven -conocida popularmente como Ciudad del Jolgorio-, en el barrio de Los Rosales de Móstoles (199.000 habitantes), el alcalde de la localidad, José Luis Gallego, ha asegurado que grupo se tratará de otra Costa Polvorancay9, en referencia a la conflictiva zona de copas del municipio de Alcorcón (142.000 habitantes).

Gallego reconoció que la Ciudad Joven concentrará un buen número de jóvenes que acudiránatraídos por las ofertas de ocio de las discotecas, boleras, bares y minicines que allí se ubiquen, aunque resaltó: "Existirán diferencias con Costa Polvoranca porque nuestro proyecto contempla la compra de suelo y no el alquiler de naves en las que sólo se ofertan copas".Tras calificar de "contradicción" el hecho de que un polígono industrial "se dedique a fines comerciales", el alcalde anunció que la Ciudad Joven se completará en un plazo máximo de tres años, con la construcción de 500 viviendas y futuras facultades dependientes de la Universidad Carlos III que ocupará una extensión de 100.000 metros cuadrados.

Por si acaso, y para que el futuro centro de diversión juvenil no se vea salpicado de "acontecimientos desagradables", Gallego comentó la posibilidad "casi segura" de incluir en los presupuestos de 1995 una partida dedicada a aumentar la plantilla de Policía Municipal.

Agentes de fin de semana.

Estos agentes han comenzado a patrullar durante los fines de semana por la urbanización La Princesa de Móstoles, donde cuatro bares de copas juntos integran una zona de concentración de jóvenes denominada "la minicosta". A pesar de que se han producido peleas en los últimos días, el alcalde asegura que las denuncias vecinales al respecto no han aumentado.

Costa Polvoranca se ha convertido en el caballo de batalla del municipio, de Alcorcón. Desde el pasado mes de mayo, los autobuses que recorren el polígono industrial han sufrido destrozos por menores durante el fin de semana, pese a, la vigilancia policial que se instaló inmediatamente tras los primeros disturbios.

A mediados de aquel mes, los jóvenes destrozaron cinco autobuses. El suceso provocó incluso una huelga de los autobuses De Blas, que suspendieron sus servicios el siguiente fin de semana a las 21.30 horas. A finales de junio, un grupo de menores agredieron al conductor de un autobús.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 1994