Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aviones de la OTAN sobrevuelan Bihac tras un ataque serbio con misiles

Sarajevo / Zagreb

AGENCIAS El mando de Naciones Unidas en Bosnia requirió ayer a los aviones de la OTAN para que sobrevolaran el enclave musulmán de Bihac, al noroeste del país, después de que uno o dos misiles tierra-aire reconvertidos estallasen cerca del campamento de los cascos azules de Bangladesh acantonados en la zona. El contraataque serbobosnio continúa en este territorio, y según Radio Sarajevo las tropas enemigas han ocupado la ciudad de Velika Kladusa.

Naciones Unidas estimó ayer que las tropas serbobosnias, con gran despliegue artillero, recuperan terreno desde el sur a un ritmo aproximado de un kilómetro por día. El presidente Alija Izetbegovic manifestó que la situación en el enclave era crítica mientras la OTAN estudia declarar Bihac zona de exclusión de armas pesadas para proteger a los civiles del asalto serbio. Tras la presencia de los cazabombarderos de la Alianza, la situación se tranquilizó en la zona, según un portavoz de la ONU.Los misiles SA-2 serbobosnios impactaron a menos de un kilómetro del campamento de las tropas de la ONU en Cazin. Estos misiles tierra-aire, de casi once metros de longitud y cabeza de 125 kilos, son utilizados por las tropas de Ratko Mladic como un elemento de terror más que como arma propiamente ofensiva, dado que al ser reconvertidos para su utilización contra blancos terrestres no pueden dirigirse con precisión.

En el campamento de Cazin los 1.200 cascos azules de Bangladesh fueron desplegados -teóricamente para impedir un asalto serbio de Bihac- antes de que llegaran sus suministros invernales de alimentos, combustible, armamento y recambios, por lo que su situación es crítica. Una fuente de la ONU que reclamó el anonimato reconoció ayer en Zagreb que estas tropas carecen de preparación específica para su delicada misión y están desempeñando su tarea sin los pertrechos más elementales.

El jefe de las tropas serbias, general Manojlo Milovanovic, al frente de las operaciones de Bihac, dijo ayer que sus hombres controlan las mesetas de Grabez y Grmusa y están a menos de cinco kilómetros de la ciudad de Bihac. Según Naciones Unidas, a las fuerzas contraatacantes serbias se han unido hombres leales al depuesto caudillo musulmán Fikret Abdic. Las tropas de Abdic, musulmanes rebeldes enfrentados a Sarajevo, fueron expulsadas de Bihac el mes pasado por el ejército bosniomusulmán.

En Belgrado, el primer ministro serbio pidió ayer el fin de las sanciones internacionales contra su país y Montenegro corno "el medio más eficaz para conseguir una solución política en BosniaHerzegovina". Radoje Kontic, citado por la agencia Tanjug, ha escrito en este sentido a la presidenta en ejercicio del Consejo de Seguridad, Madeleine Albright.

Kontic no citó el caso de la Krajina, el territorio croata ocupado por ultranacionalistas serbios sobre el que el lunes volvieron a discutir en Zagreb, sin acuerdo, representantes de ambas partes. Los mediadores internacionales David Owen y Thorvald Stoltenberg, que asistieron a las conversaciones, entregaron ayer al presidente croata, Franjo Tudjman, una propuesta a la crisis.

El presidente François Mitterrand criticó ayer en París la decisión estadounidense de retirarse de la vigilancia del embargo internacional de armas contra el Gobierno de Bosnia. La medida de Bill Clinton "tendrá serias consecuencias", según el portavoz presidencial, a pesar de que los aliados europeos se han comprometido a mantener el embargo con sus propios medios y a sus cascos azules.

El secretario general de la OTAN, Willy Claes, Viajó ayer desde Bruselas a Estados Unidos para aclarar las relaciones entre la Alianza y Washington, sacudidas tras la decisión estadounidense de la semana pasada. Claes se reunirá hoy, en Nueva York con el secretario general de Naciones Unidas, Butros Butros-Ghali.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 1994

Más información

  • Sigue el avance serbobosnio sobre el enclave