25.000 indígenas mexicanos reclaman en Chiapas justicia y respeto

Los indígenas conmemoraron ayer en San Cristóbal de las Casas (Chiapas) "502 años de resistencia" y volvieron a exigir justicia y respeto por su cultura y su tierras. Un portavoz del Consejo' Estatal de Organizaciones Indígenas y Campesinas (CEOIC) estimó en 25.000 el número de participantes procedentes de distintas localidades del Estado mexicano, y dijo que la población local no debía sentirse atemorizada: "No habrá agresión por parte nuestra".Las autoridades chiapanecas reforzaron el control en los retenes militares montados tras el conflicto armado de enero, proclamaron la ley seca y suspendieron las actividades escolares.

Miles de indígenas, organizados por CEOIC, considerada el brazo político del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), iniciaron la movilización la víspera, y recorrieron a pie o en autobús el camino hacia San Cristóbal bloqueando la circulación por las carreteras de Chiapas uno de los Estados más pobres, más. indígenas y más problemáticos del país.

La llegada masiva de los desposeídos coincidió con el inesperado comunicado del EZLN di fundido la noche anterior, sobre la interrupción de las negociaciones con el Gobierno. La decisión de los zapatistas replegados en la selva, ha conmocionado a la clase política mexicana. El presidente. de la República, Carlos Salinas de Gortari, declaró que el diálogo se debe mantener y prometió nuevas obras sociales. El gobernador de Chiapas, Javier López Moreno, subrayó: "Los chiapanecos no queremos guerra". El obispo de San Cristóbal, Samuel Ruiz, mediador en el conflicto, pidió a los participantes en la marcha "guardar actitud responsable para que se evite la confrontación", y estimó que la ruptura del diálogo reinstaura "la fragilidad política de los primeros días de enero". Los zapatistas han acusado al Ejército de continuar el despliegue de tropas en la zona del conflicto, al Estado de reprimir la movilización indígena y al Gobierno de avalar el crimen político y no luchar contra el fraude. "No hay voluntad de solución pacífica en el Gobierno", afirmó el EZLN.Estatua derribada

Los indígenas chiapanecos se manifestaron masivamente por primera vez en 1992, con motivo del V Centenario. Su marcha por San Cristóbal de las Casas terminó con el derrumbe de la estatua del español Diego de Mazariegos, fundador de la ciudad en 1528. Dos años más tarde, radicalizaron su lucha, volviendo a plantear sus demandas ancestrales: tierra y justicia.

En el último año de mandato, Salinas de Gortari se ha mostrado más tolerante con las ocupaciones de las tierras por parte de los indígenas. Los campesinos invaden las tierras baldías o sin cultivar, mal repartidas entre los grandes terratenientes. Los zapatistas exigen la legalización de estas ocupaciones.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción