Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descienden los casos de sida y muertes por heroína y aumenta el consumo de cocaína

Presentada la Memoria del Plan Nacional sobre Drogas correspondiente a 1993

El año pasado fue un año crucial en cuanto a drogadicción en España. Crucial por lo que supuso de cambio de tendencias. De acuerdo con la Memoria del Plan Nacional sobre Drogas de 1993, presentada ayer, por CP primera vez desde 1983, cae el número de muertes por el consumo de heroína. También desde hace más de 10 años, comienza a descender el número de casos de sida en usuarios de drogas por vía intravenosa. El consumo de crack está poco extendido, y como contrapartida, van en permanente aumento la cocaína, el éxtasis y otras drogas de diseño.

El bajón en el consumo de heroína, que se concentra además entre personas de entre 20 y 34 años, fue confirmado ayer por Carlos López Riaño, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, así como el permanente ascenso de la cocaína. Cuatro de cada cinco consumidores de heroína son varones y el número de tratamientos por la adicción a esa droga es veinte veces superior al de los cocainómanos, si bien los efectos en estos últimos tienen una doble lectura, porque se detectan a más largo plazo. Aunque el hachís es la droga más consumida, el 4,2% de los españoles afirma haber probado la cocaína.La práctica de inyectarse heroína sigue disminuyendo muy rápidamente, según López Riaño, aunque aumenta su consumo fumado o inahalado. Debido a este cambio de usos, la proporción de personas tratadas por primera vez en hospitales, cuya vía de administración de droga ha sido la parenteral, descendió de un 500/N en 1991, a un 37% en 1993, al tiempo que se señala una tendencia al envejecimiento progresivo de los adictos a la heroína.

El consumo de éxtasis y otras drogas de diseño va en aumento entre los jóvenes españoles, y se concentra, fundamentalmente, durante los fines de semana, según López Riaño. Como contrapattida, el crack esta poco extendido y no parece gozar de popularidad en España.

Primer lugar sida-droga

En 1983 murieron por sobredosis, y según los datos de la policía, 93 personas; en 1988, eran ya 250. En 1989 se produjo el salto más dramático: 579 víctimas; y en 1991 y 1992, el número de fallecidos pasaba un poco de 800. En 1993 esa cifra cayó hasta los 642.

En cuanto a nuevos casos de sida entre toxicómanos registrados cada año, los números pasaron desde los 88 de 1985 a los 621 de 1987; en 1988 fueron 1.415, y en 1991 y 1992, algo más de 2.500 cada año. En 1993 cayeron a 1.938, según datos policiales. El total acumulado en todo ese tiempo era de 14.479 casos de sida relacionados con drogodependencias, lo que supone un 64% del total de personas con esta enfermedad y coloca a España en el primer lugar de Europa en relación sida-drogas, seguido de Italia, Suiza y Francia.

Alcoholismo

Además, por primera vez en 1993 se estabilizó el número de personas admitidas a tratamiento ambulatorio por opiáceosñ o cocaína.

El informe del Plan Nacional incluye también datos sobre el alcoholismo. Destaca que la cirrosis hepática es la quinta causa de muerte entre las mujeres y la cuarta entre los hombres; y que el alcohol se agazapa detrás del 17% de los accidentes laborales en nuestro país. España ocupa el tercer lugar de los países de la UE, después de Francia y Luxemburgo, en consumidores de alcohol puro por persona y año; durante el año pasado fueron. tratadas, por problemas con la bebida, 24.000 personas.

Lo que significó 1993 de cambio de tendencias dato más decisivo para analizar los comportamientos de una sociedad que las cifras absolutas- se refleja también en la encuesta incluída en la memoria. Ha aumentado extraordinariamente el porcentaje de españoles que piensa que el problema de la droga va cada vez a peor: si en 1992 se apuntaban a esa tesis un 44% de las personas consultadas; el año pasado subió al 55,3%.

Baja, sin embargo, el número de españoles que piensa que no hay servicios suficientes para atender a los toxicómanos: en 1989 pensaban así un 72%; en 1992, un 67%; y en 1993, un 57,3%. Durante el año pasado, se atendieron en centros específicos por drogadicción a casi 60.000 personas.

La cantidad total de dinero dedicada a prevención, lucha y tratamiento de las toxicomanías ascendió en 1993 a 23.484 millones de pesetas (de los que más de 14.000 fueron aportados por las comunidades autónomas); lo que supuso un aumento respecto a 1992 de 1. 210 millones, cuatro veces mas que él presupuesto que se dedicó a este fin en 1986.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1994