_
_
_
_
_

Abierta la campaña de identificación para votar en el referéndum del Sáhara

La identificación de las personas habilitadas para votar en el referéndum de autodeterminación del Sáhara Occidental comenzó ayer a pesar del clima de tensión que se vive en la región tras el cierre de fronteras entre Argelia y Marruecos, anunciado el sábado por las autoridades argelinas. La identificación de saharauis que reclaman el derecho a voto en el referéndum se inició simultáneamente en El Aiún, capital del territorio administrado por Marruecos, y en Tinduf, la región argelina donde tiene su sede Frente Polisario.En el discurso que precedió a las primeras identificaciones, el presidente de la comisión responsable del censo, el británico Eric Jensen, apuntó que "hoy es un día casi histórico", y aludió al retraso de más de dos años con el que comienzan estas operaciones. Jensen reconoció "la complejidad de la identificación en el Sáhara, que hacía imposible precipitar el proceso en una sociedad nómada donde las informaciones como el lugar de nacimiento o de residencia no siempre son registradas escrupulosamente por escrito".

Sin embargo, a estos factores de orden cultural se añaden los factores políticos, que Jensen no citó, y que han impedido el inicio del proceso hasta el día de hoy.

Mientras que los independentistas se atienen al censo español de 1974, que arrojaba un total de poco más de 70.000 saharauis, con una posible corrección al alza del 10% o 15%, Marruecos presentó dos listas adicionales con 120.000 nombres más de presuntos saharauis.

Miles de estas personas, que aseguraban ser originarias del Sáhara y que habían abandonado el territorio por diversas razones cuando se llevó a cabo el censo español, se instalaron en las principales ciudades del Sáhara Occidental durante 1992 para exigir su inclusión en las listas del próximo referéndum.

Nueva 'marcha verde'

Estas personas se instalaron principalmente en El Aiún, con el apoyo logístico del Gobierno marroquí, y provocaron la primera gran crisis, que el Polisario denunció como una "nueva marcha verde". Según observadores políticos y diplomáticos en Rabat, la inclusión de estas 120.000 personas adicionales, o al menos de la mitad, permitiría a Marruecos hacer frente con una cierta seguridad a un referéndum que en Rabat sólo se contempla como confirmativo, tal y como ha recordado en múltiples ocasiones el rey Hassan II.El Frente Polisario, que en estos últimos años ha perdido gran parte de influencia en los medios diplomáticos, sigue contando con el apoyo de Argelia, que defiende a ultranza la autodeterminación del Sáhara en los diferentes foros internacionales.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El clima envenenado que estos días impregna las relacciones entre Argelia y Marruecos todavía no ha afectado al proceso de identificación, pero no se descarta tras que la tensión entre los rivales magrebíes pueda encasquillar el proceso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_