Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La semana gafe de la fauna

Águilas abrasadas, carpas desalojadas, patos muertos y mascotas abandonadas

Corren malos tiempos para los seres irracionales de la Comunidad. El culebrón animal comenzó el domingo con la muerte dos de los cinco únicos pollos de águila real nacidos en la región este año. El drama se agravó ayer: la asociación ecologista Grefa (Grupo de Recuperación de la Fauna Autóctona) denunció la muerte de centenares de aves acuáticas, peces y otras especies silvestres protegidas en un tramo del río Guadarrarna, a su paso por el municipio de Villaviciosa de Odón (15.038 habitantes). "Un vertido de productos tóxicos generados en alguna compañía industrial próxima al área afectada" es, a juicio del ecologista Ezequiel Navío, el causante de la muerte de 50 ánades reales, fochas, pollas de agua y hasta de un galápago.Pero la mala pata no sólo afecta a los animales calificados de salvajes. Las mascotas domésticas también sufren cuando les dan esquinazo durante el verano. Rosa Solar, presidenta del Consejo Regional de Protección Animal de la Comunidad, dio ayer a conocer el balance de animales de compañía abandonados. Los 1.500 animales recogidos -el 80% de ellos son perros- desde el pasado 26 de julio hasta el 9 de agosto duplican el número de mascotas despistadas en el mismo periodo de 1993.

Aunque no abandonado, el que sí andaba un tanto desorientado es el caballo abatido ayer tras hacer turismo por la capital. Si ya forma suficiente atasco un dos caballos antiguo, el tráfico de la M-30 se paralizó de sorpresa ante la joven yegua que circuló con un brote nervioso por esta vía rápida hasta que la Policía Municipal la desvió hacia la calle de Arturo Soria. Horas después, los agentes pudieron reducir al equino disparándole unos dardos tranquilizantes. El dueño del rocín, vecino de. Tres Cantos, dijo que se escapó cuando unos desconocidos intentaron robárselo.

Completa esta semana gafe para el mundo animal la noticia del desahucio que sufrirán muchas de las carpas que nadan tan tranquilas -eso sí, un tanto apretadas- en los estanques de la Casa de Campo y de El Retiro. Según aseguró ayer José Luis Mato, director del Servicio Municipal de Aguas y Parques, en los próximos meses de septiembre y octubre se procederá al traslado de las carpas más grandes a otro hábitat, posiblemente, al río Manzanares o al Tajo. El problema de masificación puede ser comprobado por cualquier madrileño provisto de unas miguitas de pan: las carpas, que viven igual que Sardinas en lata, se lanzan hambrientas como pirañas en cuanto intuyen la presencia de comida.

El último vuelo

La Comunidad perdió el pasado fin de semana el 40% de su población infantil de águila real. Dos pollos de mes y medio, dotados con radiotransmisores para su seguimiento, fallecieron electrocutados cerca de San Lorenzo del Escorial. El accidente supone una amenaza para la supervivencia de la especie.La población española de esta rapaz es inferior a 1.300 parejas y sólo 13 de ellas se reproducen en la región.

Su fecundidad -en 1994 sólo han nacido 5 pollos- no es suficiente como para garantizar el recambio generacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 1994

Más información