Balaguer pacta con la oposición nuevos comicios para cerrar la crisis dominicana

El presidente electo de la República Dominicana, Joaquín Balaguer, y los principales líderes de la oposición pusieron fin el miércoles a la grave crisis política provocada por las irregulares elecciones presidenciales del pasado 16 de mayo y acordaron realizar nuevos comicios el 16 de noviembre de 1995. El acuerdo, que fue aprobado ayer por el Congreso, prohibe la reelección a la jefatura del Estado en periodo consecutivo.Precisamente ayer, la Asamblea Nacional proclamó a Balaguer presidente por cuatro años, en una sesión a la que no asistieron los diputados del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD), que coincidieron con los observadores nacionales en la denuncia de un "colosal fraude" en las pasadas elecciones.

Según los resultados oficiales, que ante las alegaciones de fraude no fueron dados a conocer hasta el pasado día 2, Balaguer venció a su rival, el socialdemócrata Francisco José Peña Gómez, por 22.000 votos (el 1% de los depositados).

Peña Gómez, de 57 años, que habría sido el primer presidente negro del país, rechazó por "fraudulentos" los resultados electorales y convocó una huelga general en protesta. EE UU también denunció los resultados.

El acuerdo alcanzado supone en la práctica que el anciano presidente, próximo a cumplir los 88 años y ciego, ha puesto una fecha para su jubilación. El acuerdo fue firmado en el palacio presidencial por Balaguer, del centrista Partido Reformista Social Cristiano (PRSC); por Peña Gómez, del socialdemócrata PRD, y por Lidio Cadet, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Las negociaciones entre el presidente y la oposición se iniciaron esta misma semana con la mediación de la Iglesia católica y de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y siguieron a las graves críticas lanzadas por Washington, que incluso amenazó con rebajar sus relaciones con Santo Domingo.

En la ceremonia de firma del acuerdo, Balaguer y Peña Gómez expresaron mutuamente sus deseos de reconciliación. Este último pidió al presidente la liberación de los seguidores del PRI) detenidos como consecuencia de las protestas callejeras contra los resultados electorales, y dijo que el acuerdo pondrá "un fin glorioso a la prodigiosa carrera política" de Balaguer. El nuevo mandato de Balaguer es el séptimo al frente de la jefatura del Estado de la República Dominicana.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Los 'ultras'

Los grupos extraparlamentarios de la izquierda y de la extrema derecha han acogido negativamente el acuerdo. Los primeros, agrupados bajo el Arcoiris contra el Fraude, que incluye a organizaciones populares y a comunistas, lo han denunciado como "un robo electoral". La ultraderecha, por su parte, afirma que se ha cedido a las presiones internacionales y que el acuerdo supone una injerencia exterior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS