Un 'comando' integrista asesina a 5 franceses en Argel

El ataque tenía como objetivo hacer estallar un coche bomba en un recinto diplomático

La crisis argelina dio ayer un vuelco aún más dramático al ser asesinados cinco franceses -tres gendarmes y dos agentes consulares- en el brutal ataque de un comando extremista que penetró en un bloque de viviendas protegido donde vive la mayoría del personal de la Embajada de París. Los supuestos integristas trabatan de introducir en el recinto de Aïn Alá, que también alberga el Liceo Francés, un coche bomba cuando fueron interceptados por los gendarmes franceses, lo que dio origen a un tiroteo cruzado. Ante la gravedad de los hechos, el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, y el de Defensa, François Léotard, viajaron a Argel para informarse de lo ocurrido y reclamar medidas complementarias de protección para los residentes de esa nacionalidad.

Más información
Los últimos 300 españoles

Este ataque no tiene precedentes. Por primera vez, el grupo armado que lo protagonizó, supuestamente integrista, no vaciló en irrumpir en un . puesto de guardia de la gendarmería francesa, tras lo cual se produjo un tiroteo entre ambas partes. Según las informaciones de que se dispone por el momento, los asaltantes atacaron con ráfagas de fusil ametrallador el puesto de guardia y mataron a dos gendarmes franceses; luego irrumpieron en el recinto y mataron a un tercero y a dos funcionarios -uno de ellos el vicecónsul-, y huyeron en medio de una refriega general en la que también resultó herido otro funcionario francés.En París, tras la condena unámime del atentado, el ministro de Defensa señaló que el tiroteo se produjo cuando el comando trataba de introducir en el complejo, denominado Aïn Alá y en el que habitan unos 70 franceses, un coche bomba. Leotard indicó que afortunadamente la bomba pudo ser desactivada a tiempo, con lo que se evitó una catástrofe aún mayor, informa Reuter.

Los servicios de seguridad argelinos confirmaron el ataque en un lacónico comunicado de nueve líneas en el que afirman que el grupo de extremistas llegó a bordo de un vehículo todoterreno similar al que emplea la Guardia Rural, abrió fuego a las 7.30 hora local (6.30 GMT) y mató a cinco franceses e hirió a otro.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Entrevista con Zerual

Los ministros franceses de Defensa y Exteriores, François Léotard y Alain Juppé, respectivamente, se entrevistaron ayer con el presidente argelino Liamin Zerual para pedirle medidas suplementarias de protección para los residentes franceses en la antigua colonia. El jefe del Estado argelino les solicitó que transmitieran al presidente francés su "profunda indignación" y condena "del odioso atentado". Además, les expresó su determinación "a seguir, sin cesar, su acción hasta erradicar el terrorismo y la violencia de Argelia". El jefe de la diplomacia francesa, por su parte, declaró después de la entrevista que "ante el terrorismo ciego siempre es difícil actuar", pero ratificó que el presidente argelino aseguró que hará "lo máximo posible" para garantizar la seguridad de la colonia francesa, informa France Presse.

Residentes de la localidad de Dely-Ibrahim, a unos ocho kilómetros de Argel, donde se produjeron los hechos, dijeron que de inmediato se puso en curso una operación de rastreo en la que participaron efectivos de las fuerzas combinadas de la Policía y la Guardia Rural, Con el empleo de helicópteros.

El embajador de Francia, Bernard Keredyian, acudió al lugar de los hechos junto con sus principales colaboradores, pero no quiso hacer declaraciones. Con estos asesinatos se eleva a 56 el número de extranjeros que han perdido la vida desde septiembre del año pasado en atentados atribuidos a radicales armados presuntamente integristas.

De la mayoría de estos crímenes se responsabiliza al llamado Grupo Islámico Armado (GIA), el más radical de los movimientos armados integristas, a cuyo jefe actual, Cherif Gusmi, se atribuye haber logrado recientemente el apoyo de otros milicianos que, hasta ahora, no reconocían más autoridad que la del Frente Islámico de Salvación (FIS).

Hace pocas semanas, un sector del GIA capitaneado por Bin Abdalá Ahmed, hizo llegar al régimen argelino un mensaje en el que proponía el fin de los atentados contra los ciudadanos extranjeros a cambio de la libertad del jeque Abdelhak Layada, condenado a muerte por un tribunal de Argel. El mensaje, contenido en una carta entregada a los embajadores de Yemen y Omán en el momento de su liberación después de permanecer secuestrados durante una semana, fue desestimado por el Gobierno, que se olvidó de que fue precisamente el Grupo Islámico Armado el que dió hace un año un ultimátum a la comunidad internacional para que abandonara Argelia, según informa Ferran Sales.

La cifra de franceses asesinados asciende a 15. Es la nacionalidad que ha sufrido más bajas y la que comenzó esta larga lista negra con el asesinato de dos topógrafos el 21 de septiembre de 1993. Le siguen 12 Croatas, 12 rusos, siete italianos, tres latino americanos, dos serbios, un español, un británico, un belga, un tunecino y un vietnamita.

Desde hace varias semanas se rumoreaba en Argel que los grupos armados deseaban convertir este verano en "uno de los más calientes" para demostrar su capacidad de acción, coincidiendo con el recrudecimiento de las acciones que llevan a cabo las fuerzas del orden para erradicar el terrorismo.

La comunidad de extranjeros en Argelia, que hasta el año pasado se elevaba a más de 30.000 personas, ha quedado reducida a varios centenares de diplomáticos, agentes consulares, técnicos, trabajadores y algunos de sus familiares.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS