En libertad el arquitecto acusado de presunta estafa en el 'caso Azpiegitura'

Alberto López, arquitecto vinculado al PSE-EE, abandonó durante la tarde de ayer la prisión de Basauri (Vizcaya) proclamando su inocencia en el caso Azpiegitura, una supuesta estafa superior a los 570 millones de pesetas a la Diputación vizcaína.

Momentos después de cruzar la puerta de salida, López reiteró que la supuesta estafa es un montaje que le ha convertido en un preso político: "yo llevo diciendo que esto es un montaje hace ya bastantes meses y creo que las cosas se van a ver más de otra manera. Yo me he considerado un preso político desde que he entrado a esta cárcel, hace ahora cinco meses".

La juez del caso Azpiegitura, Olatz Aizpurua, acusó el pasado 22 de febrero al arquitecto socialista de sendos delitos de estafa y falsedad documental y dictó contra él prisión provisional, condicionada y sin fianza.

Mientras tanto, ayer continuaba la guerra entre la judicatura y el PSE-EE. Tanto la sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco como la junta de jueces han apoyado a la magistrada del caso. El alto tribunal ha remitido al fiscal la nota de prensa de los socialistas vascos en la que acusaban a la juez de prevaricación por entender "que su contenido es constitutivo de delito". El fiscal del Tribunal Superior de Justicia, Jesús Cardenal, no quiso hacer ayer ninguna valoración sobre el tema.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción