Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El meteorito caído sobre un coché en marcha en Madrid es un caso único, segú los científicos

El objeto estelar fue donado ayer al Museo de Ciencias Naturales

El meteorito que el pasado 20 de junio cayó en Madrid sobre un coche que circulaba por la carretera de Andalucía fue donado ayer al Museo de Ciencias Naturales. José Luis Martín, quien vió "una piedra negra que entraba por el parabrisas" de su BMW, estuvo ayer en el museo con su dedo roto, fruto del roce con el pedrusco, Los expertos señalan que no se conoce otro caso en que un meteorito haya impactado en un automóvil en marcha. Dentro de unos días, los científicos confirmarán el origen extraterrestre del objeto y lo clasficarán según su composición.

Si se confirma su origen extraterrestre, el meteorito terminará definitivamente su largo viaje desde el cinturón de asteroides que rodea el Sol entre los planetas Marte y Júpiter hasta Madrid (provincia donde el último meteorito conocido cayó hace casi 100 años) en una buena colección, la del Museo de Ciencias Naturales. A falta de determinar la exacta procedencia del objeto, la fórmula empleada en el acto de ayer fue "donación de una roca de presunto origen meteorítico procedente de Getafe".José Luis Martín, un español que vive en Estados Unidos, dijo, respecto al objeto estelar: "Ahora es cuando realmente nos produce emoción", en referencia a él y a su esposa, Vicenta, que le acompañaba. Martín luce una escayola en su mano derecha, pues el asteroide le fracturó el hueso y los ligamentos del dedo meñique: "Lo único que recuerdo es haber visto la piedra durante décimas de segundo encima de mis ojos y el golpe en el cristal", señala, y reconoce que es inexplicable que no se estrellaran.

Cristal fundido

El meteorito atravesó el parabrisas del automóvil, fúndiendo el cristal, golpeó en el salpicadero y el volante, doblándolo, y rebotó en el techo antes de quedar alojado en la bandeja trasera donde rompió. el altavoz de la radio, el faro central indicador del uso de los frenos y una cámara fotográfica. "No se nos ocurrió que se trataba de un meteorito hasta que alguien lo comentó cuando regresamos del hospital", confesó Martín.

Tras el impacto "tuvimos la intención de tirarlo porque lo odiábamos", apuntaron ambos y aseguraron que no había ningún camión ni edificio en las cercanías del suceso. "Ya había visto meteoritos antes pero sin mucho detalle", señaló Martín, refiriéndose a la colección de la Smithsonian Institution en Washington, donde vive.

Los científicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales han fotografiado el supuesto meteorito, que mide unos 13 por 8 por 8,5 centímetros y pesa casi kilo y medio, desde todos los ángulos. Ahora van a extraerle una pequeña lámina para estudiar su composición por varios métodos. Los elementos químicos que contienen los meteoritos y sus concentraciones son muy importantes el Pueblo , recuerda que España tiene suscritos varios tratados internacionales que "obligan de una manera especial al Estado a preservar en todo caso la condición del menor de edad, sea cual sea su raza, condición u para su clasificación Mientras tanto, no se atreven siquiera a asegurar que -es un meteorito, pero están encantados de tenerlo entre ellos. Jesús Martínez Frías, geólogo, explica que el último meteorito que llegó al museo data de 1947 y procedía de León. La colección del museo es conocida por su calidad. Consta de 217 especímenes, procedentes de 155 meteoritos, de los cuales 32 son españoles. El más antiguo de éstos data de 1773 y cayó en Sena (Huesca). Ignacio Mendoza, que accidentalmente se encontraba a al Gobiernos sin protección la normativa interna española" ya que tanto el estatuto del ministerio fiscal como el Código Civil expresan claramente, "la obligación que tienen todas las autoridades de prestar una especial protección al menor, máxime cuando éste se encuentra desamparado".

La institución firma que ha comprobado que en los últimos meses se han producido varios casos en los que la Administración ha aplicado la ley de Extranjería contra niños o contra sus padres, "sin que se hayan observado las necesarias garantías ayer en el museo para dar una conferencia, fue testigo de la donación. Mendoza, que trabaja en la Universidad de Chicago, es un experto en meteoritos y fue uno de los que clasificaron a finales de los ochenta la colección del museo en la universidad de Nuevo México. También clasificó un meteorito que cayó hace unos dos años encima de un coche parado, en Estados Unidos. El coche y la piedra terminaron en manos de coleccionistas, porque la legislación es distinta a la española, que considera a los meteoritos patrimonio nacional.Ayer, Mendoza señaló que no conoce otro caso de un impacto sobre un vehículo en marcha y explicó que la caída de meteoritos -sean grandes o pequeños- es un fenómeno caótico, por lo que no se puede hablar de probabilidades. El personalmente utiliza meteoritos muy antiguos -condritas carbonáceas, de hace unos 4.600 millones de años- para obtener datos sobre cómo se fue, enfriando la nebulosa de la que procede el sistema solar.También el cocheEn un plano más pragmático, el Museo de Ciencias Naturales está hablando con la marca BMW sobre la cesión del automóvil que sufrió el impacto. Carmen Prat, vicedirectora y encargada de las exposiciones del museo, ha reconocido "el interés de este museo por disponer del meteorito, del coche y montar una exposición, aunque el museo no se puede gastar un duro en la adquisición del autornóvil". Por su parte, Martin cree que "sería una cosa maravillosa que el coche se quedara aquí, aunque yo no puedo prescindir de él". El seguro del automóvil ha aceptado hacerse cargo de su reparación aunque la causa sea extraterrestre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 1994