Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egipto prohíbe el concierto por la paz organizado en Taba por Peter Gabriel

La vieja susceptibilidad árabe-israelí frustró ayer el grandioso plan de Peter Gabriel de dedicar un concierto a la paz en Oriente Próximo en playas egipcias con el espectacular trasfondo del Mar Rojo. El astro británico, que debía presentarse con Lou Reed en el balneario de Taba, en la frontera. con Israel, fue informado sorpresivamente que el concierto de diez horas previsto para el sábado no cuenta con la autorización del Gobierno de El Cairo.Anoche, Gabriel y su compañía, WOMAD (World of Music and Dance) trataban en vano de hallar solución al problema. El sueño de transformar el concierto en un encuentro cultural árabe-israelí dedicado a la paz se ha quedado en el papel. La opción que Gabriel y su compañía estudiaban frenéticamente era trasladar el concierto hacia el vecino balneario israelí de Eilat. Pero ello entraña obstáculos insalvables para los artistas árabes, así como para millares de espectadores árabes que habían adquirido entradas con meses de anticipación.

Funcionarios egipcios alegaron "razones de seguridad" para la cancelación del concierto, pero diarios israelíes dijeron que la decisión egipcia refleja sobretodo la irritación del ministro de Exteriores, Amer Musa, que, a diferencia de su colega israelí, Simón Peres, no fue invitado al acto. "Aparentemente alguien en las alturas no desea que se realcen este tipo de fiestas, como las llaman los árabes y los israelíes", declaró el empresario de Gabriel en Israel, Zev Eizik. En medios oficiales israelíes anoche se trataba de minimizar el incidente afirmando que Peres, al enterarse del desliz de protocolo de WOMAD, inmediatamente notificó a los organizadores del concierto que él tampoco asistiría a Taba "para no antagonizar con los egipcios", los únicos árabes que mantienen relaciones diplomáticas con el Estado judío desde la firma del tratado de paz en 1979. Gabriel deseaba actuar en tierra árabe antes de presentarse en Tel Aviv.

Amenazas de muerte

Adel Salourni, uno de los artistas árabes que debían participar, ha recibido amenazas de muerte, informa Reuter. Iman al-Bahr Darwish, otro de los cantantes egipcios que también tenía previsto actuar en el concierto, dijo que esperaba con ilusión actuar frente a una audiencia de árabes e israelíes. "No importan las diferencias que existan entre los Gobiernos, ellos no tienen nada que ver con las personas. El arte es un lenguaje internacional".Por su parte, Yusri Asmawy, el organizador egipcio, indicó. que ya había invertido 270 millones de pesetas en la organización del concierto y que se habían vendido un gran número de en

tradas en Egipto, Israel, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. La ciudad de Taba, situada en el punto más meridional de la península del Sinaí, fue la última porción de territorio devuelta a Egipto por Israel en 1989.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 1994