Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Soldados alemanes desfilarán el 14 de julio en París por primera vez desde la II Guerra Mundial

Los soldados alemanes volverán a desfilar este verano por los Campos Elíseos de París. Para subrayar la total coordinación política que parecen haber recuperado Francia y Alemania, el presidente François Mitterrand anunció ayer la participación de fuerzas del Euroejército en el tradicional desfile parisiense del 14 de julio, al que han sido invitados los principales líderes europeos; entre ellos, el español Felipe González. Los alemanes que marchen uniformados en las calles de París serán los primeros en hacerlo desde la liberación de la ciudad, en 1944.

La nueva luna de miel francoalemana, sellada en la cumbre de dos días finalizada ayer en Mulhouse, en Alsacia, habrá de servir para dar un nuevo impulso a la construcción europea, en vísperas de las elecciones que se celebrarán los próximos días 9 y 12. Las delegaciones de Francia y Alemania, encabezadas por Mitterrand y el canciller Helmut Kohl, han dedicado sus conversaciones a coordinarse ante sus consecutivas presidencias semestrales de la Unión Europea (UE). A la presidencia alemana, que comenzará en julio, seguirá la francesa en enero de 1995."Se trata de organizar las cosas de tal forma", explicó Mitterrand en conferencia de prensa, "que podamos dar la impresión de doce meses de presidencia común". Kohl señaló que la cooperación franco-alemana había alcanzado un nivel "sensacional". El diario británico The Guardian informaba ayer que ambos estadistas tenían sobre la mesa un plantel de candidatos para encabezar seis importantes organismos internacionales, desde la propia Comisión de la UE, donde Jacques Delors parece que va ser sustituido por el belga Jean-Luc Dehaene, a la secretaría de la OTAN.

Mitterrand afirmó que Europa avanzará inevitablemente "a velocidades diferentes, hasta el día en que todos los Estados se encuentren dentro de la Unión y en iguales condiciones". Kohl añadió que, para Alemania, "sería inaceptable que Europa se convirtiera en una simple zona de libre cambio".

El ministro francés de Asuntos Europeos, Alain Lamassoure, lanzó ayer la idea de crear una "etiqueta de país fundador" para un grupo de Estados que compondrían el núcleo duro de la UE. Durante la cumbre franco-alemana se preparó una iniciativa contra el racismo y la xenofobia en la UE, a partir de tres puntos: cooperación intergubernamental en favor de la tolerancia con los extranjeros, endurecimiento de las distintas legislaciones respecto a los actos de violencia racista o xenófoba y mejora en la formación de funcionarios, para que sean sensibles respecto a ese tipo de problemas.

Mitterrand y Kohl también acordaron "impulsar una iniciativa vigorosa" en la próxima reunión del Consejo europeo, los próximos días 24 y- 25 en Corfú (Grecia), para resolver el problema de las centrales nucleares inseguras en la antigua URSS y los países del Este europeo. "Hay 20 o 30 que representan un peligro real para la seguridad en Europa", señaló el presidente francés.

De forma paralela a la conferencia, un grupo de trabajo franco-alemán presentó una serie de propuestas para la reactivación económica de la UE y la reducción del paro: limitar los incrementos salariales, reducir el coste de la mano de obra no cualificada, facilitar el despido y flexibilizar la jornada laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 1994

Más información

  • La cumbre de Mitterrand y Kohl coordina las dos próximas presidencias de la UE