Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España y Francia alcanzan un pacto en la pesca de la anchoa

Francia y España pusieron ayer fin a la guerra de la anchoa, que había enfrentado a los pesca dores de los dos países que faenan en el golfo de Vizcaya. El acuerdo se apoya en un intercambio de cuotas de pesca: España cede a Francia parte su cuota de anchoa a cambio de parte de la cuota de merluza y rape de este último. La guerra de la anchoa alcanzó su punto álgido en abril, cuando pescadores españoles bloquearon la desembocadura del Bidasoa como crítica a las ilegales capturas francesas.

Los ministros de Agricultura y Pesca de España, Luis Atienza, y Francia, Jean Puech, alcanzaron ayer en Bruselas un acuerdo para repartir la cuota de anchoa que se pesca en el Golfo de Vizcaya y para limitar el tamaño de las volantas para pescar atún a un máximo de 2,5 kilómetros. El acuerdo prevé que España ceda a Francia 6.000 toneladas de anchoa en las aguas del Golfo de Vizcaya a cambio de 720 de merluza, 400 de rape y 50 de merlan que la flota española podrá pescar en aguas francesas.Atienza explicó que la flota española no llega a pescar la cuota anual de anchoa asignada por la Comisión Europea, que ronda las 29.000 toneladas. El sector español está de acuerdo en ceder esta parte, mientras que sí tiene capacidad e interés en pescar esa cuota de merluza y rape.

El compromiso, que entra en vigor mañana, incluye también la prohibición a los franceses de pescar con los arrastreros pelágicos -próximos a la costa- entre el 20 de marzo y el 31 de mayo. El ministro francés se comprometió también a que la flota francesa de pesca de atún y bonito no realizará su captura con volantas de más de 2,5 kilómetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 1994

Más información

  • Los ministros de Agricultura acuerdan intercambiar cuotas