Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una auditoría destapa corruptelas en el Consejo de la Juventud

La comisión permanente del consejo de la Juventud de la comunidad de Madrid (CJCM) incurrió en graves irregularidades financieras durante 1992, ejercicio en el que fue presidido por Ignacio López, militante de las Juventudes Socialistas, la rama juvenil del PSOE. Así lo revela una auditoría de la Intervención General de la Consejería de Hacienda a la que ha tenido acceso este periódico.El informe muestra, Por ejemplo, cómo el organismo de representación juvenil regional, alimentado casi en su totalidad por subvenciones públicas, contrató los servicios de la empresa Joven Gestión, SL, de la que eran socios Santiago Llorente, ex gerente, y ex consejero de la entidad juvenil, y Francisco Javier Marqués Ortiz, ex secretario. Llorente figuró al tiempo en el consejo permanente y en la empresa que luego se hizo con la contrata. Asimismo, el Consejo de la Juventud abonó los servicios de un comisionista llamado Juan José Coiradas, que, pese a carecer de contrato, supuestamente cobraba el 15% de los ingresos obtenidos por el Consejo. A la esposa de Coiradas, el Consejo le pagó un billete de ida y vuelta a Palma de Mallorca, con un coste de 23.320 pesetas, sin que conste el motivo. De este gasto, como del anterior, no se exigieron facturas. Otro caso que revela la alegría con que la cúpula del asociacionismo juvenil manejó el dinero público la ofrecen los regalos que sus altos cargos se hicieron: así, a Olga Frutos, miembro de la comisión permanente, se le regaló un bono de Bancohotel, por valor de 30.500 pesetas, con motivo de su boda, y al citado Santiago Llorente, antes de su dimisión como gerente, una bicicleta de 43.000 pesetas, sin que conste tampoco el motivo.

A estos movimientos irregulares se suma el que el Consejo, a 31 de diciembre de 1992, no había pagado a Hacienda las retenciones a sus siete empleados por el IRPF del año y del último trimestre de 1991, ni las cotizaciones a la Seguridad Social desde mayo.

Para depurar la responsabilidad de estas irregularidades, la Dirección General de la Juventud ha decidido remitir el informe al Tribunal de Cuentas, impulsar la reforma legislativa del Consejo y aumentar la vigilancia administrativa y económica por medio de un interventor. PASA A LA PÁGINA 3

Especial atención

El consejo ingresó dinero en la empresa de su ex gerente sin que lo reflejase la contabilidad

A su llegada, descubrieron que la contabilidad y la documentación justificativa estaban sumidas en un "completo desorden". Tal era el caos, que ni siquiera pudieron hallar la correspondencia exacta entre los asientos y sus soportes documentales. Tampoco se habían practicado amortizaciones ni efectuado el inventario de los bienes inmovilizados (material informático, mobiliario, enseres y fotocopiadoras).Del mismo modo, les resultó imposible encontrar copia. alguna del convenio del personal al servicio del consejo juvenil. Ante este estado de cosas, los auditores tuvieron que "ordenar los documentos, reclasificar los ingresos y gastos, según su naturaleza", hasta recomponer las finanzas y presentar una situación contable que ellos creyeron "muy próxima a la real". En diciembre pasado, la auditoría provisional quedo terminada. Se abrió el plazo de alegaciones. El informe definitivo llegó a manos del consejo la pasada semana.

Los miembros de la actual comisión permanente -ajenos a estas irregularidades- han evitado durante todo este tiempo dar publicidad al asunto, y rechazaron ayer contrastar ningún dato de la auditoría. Explicaron lo ocurrido como un "exceso de optimismo" y señalaron que el 2 de julio debatirán el informe con el resto de asociaciones. "Apoyamos que la auditoría sea enviada al Tribunal de Cuentas", indicaron.

Más dura es la postura de la Dirección General de la Juventud, para la que el modelo de autogestión ensayado con el consejo ha llegado a su fin tras esta auditoría. "Las entidades juveniles deben articularse en una única plataforma, pero con un seguimiento de la Administración en el terreno económico", afirmó ayer su director general, José María Aceña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de mayo de 1994

Más información