Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la venta un diario inédito de Pau Casals

Un librero catalán descubre un texto escrito en 1900 por el gran violonchelista

Se sabía por una entrevista de la existencia de un diario escrito en 1900 por el violonchelista Pau Casals, cuando tenía 24 años. Pero se suponía que había desaparecido. Ahora, una familia acaba de poner en manos del librero catalán Joan Martínez el diario, junto con 17 cartas y un álbum de dedicatorias del músico, para su venta. No es la primera vez que Martínez tiene un documento excepcional. La aparición en un contenedor, en noviembre de 1993, de un inédito de Josep Pla también fue revelado por él. "El destino es a veces imprevisible", asegura Martínez.

"Los libros son cosas muy íntimas, pequeños fetiches que alguien ha conservado hasta el final, y cuando la persona que los ha guardado y mimado desaparece, es muy difícil prever qué destino tendrá", explica Martínez para argumentar la aparición repentina de textos perdidos o que ni siquiera se sabía que habían sido escritos. "Lo que es extraño", añade, "es que se produzcan hallazgos en un mercadillo, en un contenedor, o salvados de una hoguera de la noche de San Juan. Pero sucede. Es imprevisible".Para Manel Jorba, director de la Biblioteca de Catalunya, los casos de hallazgos que saltan a la prensa son una mínima parte de las ofertas que se encuentran en el mercado. "Es imposible saber que una familia tiene un libro determinado", añade. Ello explicaría la sorpresa que producen estas apariciones.

La última que ha saltado es la del diario de Pau Casals. Se trata de un texto de 200 páginas -tamaño 17 por 11 centímetros-, fechado en 1900, y que arrancan el lunes 1 de enero de ese mismo año: "Primer día de mi diario. Me encuentro con mis padres en Barcelona, por lo que me siento muy feliz". El diario se inicia precisamente poco después de que Pau Casals triunfase en París con un concierto con la orquesta de Charles Lamourex, y narra, a veces con letra difícil, y con algunas ilustraciones musicales, su estancia en San Sebastián -donde residían los reyes-, París o Bruselas.

17 cartas en francés

Este diario, junto con un lote de 17 cartas escritas en francés por una mujer desde Nueva York y un libro de dedicatorias a Casals, fue recuperado en Perpignan, durante la guerra civil, por una niña que se enamoró de la cinta azul que envolvía los tres objetos, según la versión de Joan Martínez. La familia de esta mujer habría conservado estos objetos hasta ahora, que ha decidido ponerlos a la venta por cuatro millones de pesetas.Joan Martínez no es como uno se imagina al librero típico, en este mundo de la compraventa de libro usado, que se mueve por contactos personales y catálogos de librero que circulan por toda España. Sorprende, por ejemplo, hallarle escuchando a Elvis Costello en una casa abarrotada de libros. En esta casa, hasta hace unos meses, estaba una edición de la obra Relacions, de Josep Pla, con un texto autógrafo de Pla en el que éste arremetía duramente contra los críticos, y que había aparecido en un contenedor unos meses antes. El libro, que convulsionó hace unos meses el panorama literario catalán, se vendió a José Manuel Lara, editor de Planeta, por 2,5 millones de pesetas.

"Es extraño que sucedan cosas así, que aparezca un libro en un contenedor. Pero lo más extraño es que el libro estuvo en manos de la persona que lo encontró durante ocho meses sin que nadie se diese cuenta de que se trataba realmente de un inédito", afirma Martínez, que hace seis años ya vendió a la Biblioteca Nacional de Madrid un manuscrito de Narcís Monturiol, con seis dibujos originales, sobre el funcionamiento del submarino Ictinio.

La venta de este manuscrito se tasó en 450.000 pesetas. "En principio, las dificultades de tasación son relativas. Hay unas reglas de valoración, y unos baremos de precios. Y este mundo, como otros, se mueve por las modas. Ahora, por ejemplo, Pérez Galdós está de moda, y por las primeras ediciones de Lorca y Machado se piden de 150.000 a 200.000 pesetas", afirma Martínez. Las dificultades aumentan en los casos de los manuscritos: "Es difícil saber cómo tasarlo, porque no se sabe con que compararlo".

Los libros surgen donde uno menos se lo espera. Joan Martínez empezó en este mundo un poco por casualidad, y ha dedicado muchos años a recorrer mercadillos de toda Cataluña. "Llevaba libros antiguos, posters, cuadros". ¿La gente compraba? "Sí, se producían casos muy curiosos, como el de personas mayores que reconocían un libro que no habían visto desde que iban a la escuela, y entonces me contaban toda su historia". También era un buen sitio para comprar libros. "Sí, había gente que se acercaba y me decía que su abuelo había dejado una biblioteca. Era una forma de comprar".

"Siempre que se encuentra un objeto así se produce una sensación difícil de explicar. Debe de ser como un arqueólogo cuando descubre una tumba", añade Martínez. La tumba ahora es un diario de Pau Casals, por el que se ha interesado ya una editora catalana, de la que Martínez no quiere dar el nombre. El pasado viernes se produjo en Granollers, donde reside este librero, un encuentro con Pau Casals, el sobrino del músico, que se interesó por el manuscrito de su tío. Pero del encuentro, asegura Martínez, no ha cuajado ningún pacto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de mayo de 1994