Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo carril regaló 15 minutos a los usuarios del autobús de Pozuelo

El día, para los usuarios del autobús de Pozuelo, tiene desde ayer 15 minutos más. Las líneas exprés (directas) que unen esta localidad de 53.000 vecinos con Madrid recorrieron ayer en seis minutos, en plena hora punta de la mañana, uno de los trayectos más congestionados de los accesos a la capital. El viaje duraba habitualmente unos veinte minutos.Los nuevos carriles centrales que estrenó ayer la carretera de La Coruña (entre la plaza del Cardenal Cisneros y Aravaca) permitieron a los autobuses entrar a buena velocidad a la capital mientras los coches particulares se atascaban a su derecha.

Ayer, pocos turismos se aventuraron a transitar por los cinco kilómetros de asfalto reservado, de momento, al transporte colectivo y a los vehículos procedentes del cuarto carril de Las Rozas.

PASA A LA PÁGINA 3

El nuevo doble carril de la N-VI no palió el habitual atasco

VIENE DE LA PÁGINA 1Los carriles laterales de la N-VI estaban ayer tan concurridos como es habitual, con retenciones y circulación lenta entre Las Rozas y el palacio de la Moncloa y con dificultades en la entrada por el Arco del Triunfo. La apertura de las calzadas centrales de la autovía no mejoró la situación de los miles de vehículos atrapados en el atasco matutino.

El alivio sólo repercutió en los usuarios del transporte colectivo, en concreto, de las líneas 656 y 657 del Consorcio de Transportes, que circulan entre Pozuelo y Madrid. El tiempo total de viaje, unos 55 minutos, se acortó entre 10 y 15 minutos.

La reducción más sensible fue en el tramo comprendido entre Aravaca y la plaza del Cardenal Cisneros: seis minutos frente a los 20 de otros días. Los carriles centrales se abrieron sobre las seis de la mañana y se cerraron a las diez.

Esas dos líneas de autobús y las de Las Rozas y Majadahonda, que a partir de la semana que viene comenzarán a discurrir por las calzadas centrales, perderán las paradas intermedias en la N-VI y en la Ciudad Universitaria. Esta circunstancia ha provocado críticas entre algunos vecinos de Aravaca, que utilizaban algunas de esas líneas para acceder a la Universidad, al hipódromo c a dos colegios de la N-VI.

El gerente del Consorcio de Transportes, Fidel Angulo, ha asegurado que el cambio beneficia al 84% de los usuarios de las líneas en cuestión y que el 16% restante tiene alternativas. En concreto, se ha habilitado una nueva parada de los autobuses de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón en el paseo de la Ermita de Aravaca. En diciembre, el carril se alargará desde Las Rozas hasta Moncloa y comenzará a funcionar como pista exclusiva para autobuses y vehículos con varios pasajeros. Para entonces tendrá 15 kilómetros de longitud y el Ministerio de Obras Públicas habrá invertido en él 15.000 millones de pesetas.

Ahora, la N-V

Julián Revenga, consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, se mostró ayer entusiasmado con la puesta en servicio del carril-bus- VAO (vehículos de alta ocupación) de la carretera de La Coruña. Aunque reconoció que todavía quedan "algunos ajustes" propios del estreno, aseguró que "daba alegría ver cómo el autobús entraba a toda pastilla hasta Moncloa", informa Daniel Manzano.

Revenga reivindicó la necesidad de instalar otro carril-bus en la carretera de Extremadura (N-V). Es "algo que conseguiré antes de abandonar esta consejería", comentó. El consejero de transportes recordó que a la Dirección General de Tráfico no le gustan este tipo de carriles, ya que supone aumentar la vigilancia y restar capacidad y espacio a los automóviles. "Lo que Tráfico sí acepta es que se amplíen las calzadas para carriles-bus, con separador físico", apuntó, lo que en la N-V es imposible por las limitaciones de espacio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 1994

Más información