El jefe militar serbio da orden de disparar contra los aviones de la aliados que sobrevuelen Gorazde

Al general Ratko Mladic, jefe militar de los radicales serbios, no le asustan los cazas de la Alianza Atlántica. Ayer, vestido con su mejor traje de camuflaje, paseó, acompañado por su mentor y jefe político, Radovan Karadzic, entre las líneas de sus hombres, las que asedian Gorazde. Tras observar por unos prismáticos de campaña los grandes destrozos provocados por su artillería en elcasco urbano de Gorazde, arengó a sus tropas, les ordenó derribar a los aviones de la OTAN y les instó a resistir lo que calificó como un "ataque combinado" de las tropas musulmanas y de la propia Alianza.

Más información

Su jefe político, el psiquiatra Radovan Karadzic, por su parte, aseguró en un nuevo golpe de, cinismo: "Ahora mi máxima preocupación son los civiles musulmanes", pues, según él, los aviones de la OTAN han bombardeado, por error, el centro mismo de la ciudad. "Hay muchos muertos", afirmó Karadzic. "Como ve", añadió sonriendo, "la OTAN bombardea a ambas partes". Curiosamente, el Pentágono aseguró ayer que de las cuatro bombas lanzadas el lunes sobre Gorazde sólo una estalló.La ONU, a pesar de los ataques del domingo y el lunes, amparados por las. resoluciones aprobadas por el Consejo de Seguridad, desea mantener. abierta la vía diplomática.

El representante especial del secretario general de las Naciones Unidas, el japonés Yasusi Akashi, llegó ayer a Sarajevo procedente de Zagreb para reanudar algún tipo de contacto con los serbios. Karadzic, tras el primer ataque de la OTAN, el domingo, suspendió toda negociación con la ONU, a la que ya no considera neutral.

El avance serbio sobre Gorazde se detuvo ayer, milagrosamente. MIadic ordenó a sus tropas que cesaran el fuego. Algunos estiman que los serbios tratan de promover negociaciones sobre la base de la nueva realidad militar en el terreno. El Gobierno bosnio rechazó ayer rotundamente esta posibilidad y advirtió que antes de cualquier negociación las tropas de los radicales serbios deben regresar a las líneas de confrontación anteriores al 29 de marzo, fecha del inicio de la actual ofensiva.

Ayer se volvieron a escuchar explosiones en el centro de Gorazde. Pero a diferencia de los últimos días, el jefe de Unprofor en Bosnia-Herzegovina, el general británico Michael Rose, culpó de ellas a las fuerzas musulmanas que, según su interpretación, tratan de provocar una reacción serbia y por consiguiente nuevos y más duros ataques de la OTAN.

Pese a la ausencia ayer martes de nuevos bombardeos de la OTAN, la tensión en la zona es grande. El avión de Akashi ha sido el único en poder aterrizar en Sarajevo en los últimos dos días. El puente aéreo humanitario que alimenta la, capital bosnia ha sido suspendido temporalmente por motivos de seguridad. Y las dos únicas carreteras de acceso a Sarajevo abiertas a los convoyes humanitarios, han sido bloqueadas con contenedores y minadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de abril de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50