Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El metro crece unos centímetros en Vallecas

Los Reyes estrenaron ayer la ampliación del metro de Vallecas hasta la M-40 con un viaje lleno de apuntes históricos. La imagen de Alfonso XIII y los nietos de Miguel Hernández participaron en la inauguración de tres nuevas estaciones de la línea 1, que a partir de mañana servirán a una zona de 100.000 vecinos. Esta tarde, los vallecanos harán fiesta para celebrar el final de unas obras que esperaban para 1992. Los dos nuevos kilómetros de subterráneo le han costado al Gobierno regional 9.000 millones. A cuatro millones el metro, según las cuentas del presidente Leguina.

Los reyes Juan Carlos y Sofía llegaron a mediodía a la estación de Buenos Aires, donde les esperaban varios centenares de vecinos, además del ministro de Obras Públicas, el presidente regional y el alcalde. En el vestíbulo de la estación, donde se había desplegado un fuerte dispositivo de seguridad, los Reyes descubrieron una placa y recibieron un ramo de flores de manos de Sara y Abelardo, dos niños vallecanos. A continuación, atravesaron los torniquetes utilizando los billetes conmemorativos editados especialmente para la inauguración.El Rey y la Reina hicieron en la cabina del conductor el trayecto entre las nuevas estaciones: Buenos Aires, Alto del Arenal y Miguel Hernández. Doña Sofía se interesó por la velocidad a la que circula el tren -unos 20 kilómetros por hora-, y el Rey quiso saber si la conducción era automática.

En la estación de Miguel Hernández saludaron a los nietos del poeta, María José y Miguel, y a su nuera, Lucía Izquierdo. En el vestíbulo de esa estación se habían colgado algunas fotografías antiguas del metro. Los Reyes posaron para los fotógrafos bajo una de ellas, la de Alfonso XIII -abuelo de don Juan Carlos- en la inaguración de la primera línea.

El Rey quiso entrar también en la taquilla de la estación, donde despachó un billete al ministro José Borrell. Después de compartir un aperitivo con las autoridades y demás invitados, los Reyes salieron a la calle, donde fueron aclamados por más de mil personas.

Los dos nuevos kilómetros de subterráneo discurren bajo la avenida de la Albufera, desde Portazgo hasta la M-40. La Comunidad de Madrid ha invertido en las obras, iniciadas en junio de 1990, 9.000 millones de pesetas, a los que hay que añadir 4.000 millones más por la compra de seis nuevos trenes, financiados por el Consorcio de Transportes. La actuación se ha completado con la construcción de unas cocheras para ocho trenes y de un aparcamiento para 900 vehículos en la estación de Miguel Hernández, junto a la M-40. El presidente regional, Joaquín Leguina, aseguró que a pesar de que el tramo ha costado caro -cuatro millones el metro-, ninguna inversión es tan rentable, "porque dura toda la vida y es la solución al tráfico".

Los vecinos celebran esta tarde una fiesta en la explanada sobre la estación de Miguel Hernández. Sin embargo, no todo son celebraciones, porque al menos 14 organizaciones vecinales vallecanas han mostrado su malestar ante el despliegue institucional desarrollado en torno a la inauguración. Estas asociaciones explican qué su meta era que el metro llegara hasta el pueblo de Vallecas.

Los demás barrios esperarán a 1999

El Plan Regional de Transportes prevé invertir 98.000 millones de pesetas en los próximos ocho años para aumentar en 26 kilómetros la red metro de Madrid.De momento está en marcha la construcción de las nuevas estaciones de la línea 6, cuya apertura se prevé para principios de 1995, según el consejero de Transportes, Julián Revenga. El ministro de Obras Públicas, José Borrell, añadió a la lista de inauguraciones para 1995 las del Pasillo Verde (Príncipe Pío, Imperial, Delicias y Méndez Álvaro) y la multiestación de Moncloa. Borrell dijo que la administración central tiene prevista una inversión de 100.000 millones hasta el año 2005 en la construcción de nuevos metros.

Por su parte, el consejero se quejó de la falta de colaboración financiera del Ayuntamiento que "lo único que pone son trabas, como las que tienen paralizadas desde hace más de un año la reforma de la línea 10". El alcalde, José María Álvarez del Manzano, explicó cómo contribuye el Ayuntamiento al metro: "El Ayuntamiento lo que hace es estar en el Consorcio de Transportes y ojalá podamos seguir ampliando el metro hasta otros puntos". El alcalde fue abucheado por los vecinos congregados en la inauguración de ayer.

Julián Revenga aventuró posibles fechas de terminación de los nuevos tramos:

Línea 10.

La ampliación de la línea 10 mediante la conexión de Alonso Martínez y Nuevos Ministerios es un proyecto del anterior convenio. Las obras comenzarán en 1995 y terminarán en 1998.

Hortaleza.

El metro llegará a Hortaleza en 1999. La Comunidad ya ha contratado la elaboración del proyecto para esta ampliación de la línea 4 desde Esperanza y las obras comenzarán el año que viene. Los vecinos de barrios como Villarrosa, San Lorenzo o Pinar del Rey llevan ocho años de movilizaciones para que el suburbano llegue a esta zona.

Carabanchel Alto.

Es la segunda operación en orden de prioridades que estará terminada el año 2000. Aún se estudia la conveniencia iniciar la ampliación desde la estación de Oporto en la línea 5, o desde la de Plaza Elíptica, en la línea 6. Cada cuatro meses, desde hace tres años, los habitantes de este populoso barrio sacan una estación de metro de cartón piedra para reivindicar que los vagones de verdad pasen bajo sus calles.

Vicálvaro.

Esta prolongación ha dejado de considerarse prioritaria, al no haberse desarrollado la operación urbanística de Valdebernardo. Los vecinos del distrito saben que han quedado relegados y han iniciado una campaña de recogida de firmas para llevárselas a Julian Revenga. Sus protestas datan de hace 14 años y se reavivan cada vez que se habla del tema.

Otros barrios.

La consejería de Transportes elaborará en 1994 estos nuevos proyectos. A partir de 1998, se construirá hacia Peñagrande y Valdezarza (que reivindica el metro desde hace siete años), Hortaleza Oeste y Campamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 1994

Más información