Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP 'regala' 300 millones al socio que compró la funeraria por 20 duros

La varita mágica de los gestores privados de la funeraria municipal han convertido el negocio de la muerte en Madrid en una auténtica bicoca. Adueñarse de la gestión de la empresa mixta le costó a Funespaña 20 duros -luego invirtió 200 millones de pesetas en una ampliación de capital- y ahora recibirá al menos 300 millones.Esa cantidad corresponde al 20% de los beneficios reales (1.492 millones) a que tiene derecho Funespaña por su participación. Los responsables de la funeraria atribuyen el milagro al recorte de gastos y al aumento de ventas, pero IU considera que se han producido algunas irregularidades. Además, la funeraria repartirá 40 millones de dividendos entre sus accionistas: 21 para el Ayuntamiento y 19 para los gestores privados.

Funespaña desembarcó hace un año en la Empresa Mixta Municipal de Servicios Funerarios con 100 pesetas en una mano y el monopolio de los enterramientos en Madrid en la otra. El PP decidió vender el 49% de la compañía porque en 1992 perdió 371 millones.

No se muere más gente en Madrid y, según el gerente de la empresa, Juan Antonio Valdivia, tampoco han encarecido los precios de los ataúdes: el servicio más solicitado cuesta ahora un 12,5% menos. Han aumentado la plantilla en 55 personas y saneado la deuda, que ahora abulta 1.136 millones menos.

Valdivia explica el milagro por la reducción de gastos (un 7,5% menos que en 1992) y el aumento de los ingresos (un 16,8% más). "Ha ayudado también que han bajado los tipos de interés, de modo que hemos podido destinar a pagar a los bancos 1.636 millones de la deuda que teníamos", dice Valdivia. "También hemos evitado la intrusión de las empresas piratas [la funeraria es la única que puede enterrar y transportar a los muertos de Madrid] y estamos donde la gente lo necesita; el espíritu municipal era muy tranquilo", añade.

Sin embargo, fuentes del grupo municipal de IU atribuyen el milagro de la funeraria a varios "manejos irregulares". Funespaña presentó al consejo de administración de la funeraria un beneficio contable de 3.800 millones antes de impuestos, en el que han incluido 2.274 millones que debe el Ayuntamiento por los sueldos de los funcionarios de los cementarios, que corrieron a cargo de la funeraria de 1984 a 1992. Pero el Ayuntamiento sólo desembolsó 14 millones de esa cantidad en 1993. El resto se pagará en dos plazos de 1.130 millones (durante este año y el que viene). Por el contrario, IU apunta que con esa medida Funespaña se beneficia de una deuda anterior a su llegada a la empresa.

PASA A LA PÁGINA 3

Funespaña declara 1.500 millones de pesetas de beneficio y afirma que baja los precios

VIENE DE LA PAGINA 1Valdivia argumenta que los 300 millones que corresponden este ano por la gestión de la funeraria se destinarán a pagar al equipo de Funespaña. "Los resultados del 93 no son para ganar dinero, sino para mantener la estabilidad de la empresa y garantizar los puestos de trabajo", afirma. Para IU, el milagro de la funeraria significa que los grupos municipales en la oposición del Ayuntamiento de Madrid tenían razón al pronunciarse contra la privatización de este servicio. "Se ha demostrado que es una empresa rentable y que las pérdidas del 92 no eran reales", señala un portavoz de esa formación política.

Los gastos de personal aumentan un 11,69% respecto a 1992, y los de seguridad social, casi un 30%. Pero las dotaciones al fondo de pensiones, que, según el presupuesto aprobado para 1993, debían ascender a 250 millones de pesetas, se quedaron en sólo 46,5 millones. Para IU, este punto es extremadamente grave, puesto que pone de relieve que las provisiones del 92 para pensiones eran excesivas. Ese año se destinaron 951 millones. IU interpreta que con esa maniobra se consiguió que aparecieran pérdidas, con lo que se justificaba la privatización. Además, IU considera que Funespaña aplicó una subida de tarifas mayor de la prometida cuando se hizo cargo de la funeraria, de modo que consiguió 279 millones de pesetas adicionales.

Sin embargo, de la memoria de la funeraria se desprende también que las remuneraciones a consejeros han descendido de 6.529 millones a 5.900 y que consiguieron aumentar los servicios prestados un 6,28%, a pesar de que el número de fallecidos permanece prácticamente invariable desde hace 20 años.

Valdivia afirma que los excelentes resultados de este año permiten que la funeraria baje los precios de sus servicios. Anuncia que se van a crear dos nuevos servicios para ocupar el hueco entre el más barato (46.000 pesetas) y el más solicitado por las familias (que asciende a 159.000).

Pero inhumar a un fallecido cuesta otras 90.000 pesetas más si no se dispone de nicho en propiedad y hay que alquilar uno (por 10 años). Si se decide por la incineración, sale por 80.209 pesetas, y se incluyen todos los trámites. "Es el servicio más barato de Europa", dice Valdivia. Los responsables de la funeraria afirman que se ha mejorado mucho el servicio al ciudadano. Destacan además la creación de una escuela de arte floral para minusválidos y anuncian la firma de un convenio con la Universidad Complutense para poner en marcha una escuela de Tanatopraxia (arreglo de cadáveres).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de marzo de 1994

Más información