Toda la arquitectura del Renacimiento italiano, en una exposición única en Venecia

El Palacio Grassi presenta maquetas y dibujos desde Brunelleschi a Miguel Ángel

Los grandes nombres de Miguel Ángel, Brunelleschi, Bramante y Rafael, se unieron ayer al de Silvio Berlusconi en la presentación de la exposición sobre el Renacimiento italiano, organizada por el Palazzo Grassi, de Venecia. El magnate de la comunicación y ganador de las elecciones compartió el protagonismo informativo con los arquitectos de catedrales y palacios de los siglos XV y XVI. La revisión del nuevo estilo, basado en los modelos de la antigüedad clásica, se produce en una etapa de cambios profundos de la sociedad italiana.

ENVIADO ESPECIALEl genio y el mal genio de Miguel Ángel penetró en la maqueta de madera de la basílica de San Pedro, construida entre 1539 y 1546, según el proyecto de Antonio de Sangallo, y criticó severamente la construcción hasta paralizar las obras. Los primeros visitantes que ayer entraron por el mismo lugar elogiaron el artefacto que representaba la mayor estructura de la historia de la arquitectura.La maqueta de Sangallo, a escala 1:29, con cerca de 8 x 6 metros y 5 de altura, es la estrella de la exposición Renacimiento: de Brunelleschi a Miguel Ángel, una nueva propuesta del Palazzo Grassi, institución cultural de Fiat en Venecia, que ha movilizado 30 maquetas de madera de arquitectura de los siglos XV y XVI y otras 250 piezas entre pinturas, dibujos, manuscritos, esculturas y medallas.

Irrepetible

"Esta muestra ambiciosa para presentar una imagen del Renacimiento será imposible de repetir, ya que las maquetas y numerosas obras no se volverán a prestar, procedentes de museos italianos y extranjeros", declaró Paolo Viti, director de actividades culturales del Palazzo Grassi, que se negó a concretar el presupuesto diciendo que "lo más importante de la exposición no se paga con dinero". Afirmó que sólo la restauración de la maqueta de Sangallo merecía una exposición, con todos los detalles de los cuatro años de trabajo y las 30.000 horas empleadas, así como la catalogación de las 200 partes en que se ha dividido esta mole de seis toneladas y con un desarrolo de superficie de 750 metros cuadrados.El enfrentamiento entre Sangallo y Miguel Angel sobre la construcción de la basílica de San Pedro ocupan los espacios más espectaculares, ya que si el primero es el dueño del patio la maqueta de la cúpula diseñada por Miguel Ángel y construida en 1558 y 1561 su suspende sobre la escalinata. A lo largo del montaje se muestran otras maquetas como la de Santa María de Fiore, de Florencia; la catedral de Pavía o el palacio Strozzi.

Henry Millon, máximo experto en Renacimiento, que con Vitorio Magnano coordina el comité científico de 29 especialistas, declaró ayer que la construcción de maquetas es específica del Renacimiento italiano, ya que no existían en el gótico. Comentó que se hacían maquetas en los mismos estudios del arquitecto, para presentar a concursos y a los patrocinadores y otras ya definitivas para la construcción. Estos diversos tipos figuran en la exposición, desde la de Sangallo para San Pedro -algunos historiadores dicen que en la recolecta del Papa Pablo III a reyes y emperadores para seguir las obras, la mitad de los 162.000 ducados procedían de España, concretamente del oro de los incas- a otros modelos de secciones de Miguel Ángel y el atribuido a Brunelleschi de la cúpula de la catedral de Florencia, cuya construcción de doble cáscara asombró a Miguel Ángel y al mundo.

No se han incorporado proyectos de Palladio, lo que provocó alguna protesta, al no existir maquetas históricas, sólo reconstrucciones, como también ocurre con Giulio Romano. Fuera de Italia han sido objeto de exposición la de la catedral de San Pablo en Londres, de Christopher Wren, y de España la neoclásica del museo del Prado, de Villanueva.

Sin los edificios

"Una exposición de arquitectura tiene algo de impotencia, ya que no se pueden traer los edificios", dijo a este diario Mario Bellini, autor del montaje, en el que interviene también Italo Lupi en la parte gráfica. Bellini ha planteado el acercamiento a las maquetas como "una entrada en una máquina de ilusión, para que el espectador se acerque a la verdad de la arquitectura".Las 37 salas distribuidas por los dos pisos del Palazzo Grassi están dirigidas a la representación de la arquitectura del Renacimiento italiano, con los comienzos de Rafael y Sangallo El viejo, dibujando templos griegos o el Partenón, y las aportaciones teóricas de León Battista Alberti en varios manuscritos.

El montaje no olvida las ideas estéticas y la práctica de la construcción, al presentar el corte de la piedra, los andamios y los instrumentos de medición. Hay salas dedicadas al palacio Strozzi, León X y los Medici, para establecer relaciones entre el poder y la arquitectura, y otros sobre escenografías y pinturas sobre la ciudad ideal y los sucesivos proyectos de la Fábrica Eterna de San Pedro, con las aportaciones de Bramante, Rafael, Sangallo y Miguel Ángel.

La exposición se abrirá al público del, 1 de abril al 6 de noviembre. Del 18 de julio al 18 de agosto estará cerrada con objeto de cambiar dibujos de Miguel Ángel, Rafael y Leonardo, según las normas expositivas.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS