Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sáenz controla el 67,5% de los votos de la junta tras obtener la delegación de J. P. Morgan

El Consejo de Administración de Banesto, presidido por Alfredo Sáenz, cuenta con el control del 67,5% de las acciones de la entidad financiera tras la delegación del 7,9%que recibió ayer por parte del fondo Corsair, controlado por J. P. Morgan. Este porcentaje supone para Sáenz la garantía absoluta de que podrá poner en marcha el plan de saneamiento de Banesto tras lajunta general de accionistas que se celebra el sábado. El presidente de la entidad acudirá mañana al Congreso para explicar los créditos concedidos a partidos políticos a la comisión de seguimiento de Banesto.

El presidente de J. P. Morgan, Denis Weatherstone, ya había asegurado a Banesto y al Banco de España, que apoyaba el plan de saneamiento de la entidad, que incluye una operación acordeón (reducción del capital y posterior ampliación) que quita valor a sus acciones actuales. Sin embargo, para los responsables de Banesto, la delegación del voto que ha concedido el banco de negocios estadounidense es de vital importancia "porque da credibilidad en los foros financieros internacionales", en los que se sigue con lupa la evolución de este banco y su implicación en el sistema financiero español. De hecho, las agencias de calificación de solvencia (Moody's, Standard & Poor's, IBCA ...) han señalado que el comprador de Banesto puede ver rebajado su rating.

En los dos días que quedan para la celebración de la junta, el consejo de Banesto puede todavía aumentar la representación de acciones. En cualquier caso, con el 67,5% actual, Alfredo Sáenz está más que sobrado de fuerzas para poder hacer y deshacer en la junta. La decisión más importante que está en sus manos es la de respaldar la petición social de responsabilidad contra los anteriores gestores. Esta petición la puede hacer cualquier accionista y la debe respaldar más del 50% del capital. Sáenz, para despejar dudas, ya anunció con tiempo que asumiría esa petición como suya.

Sáenz, mientras tanto, tendrá que comparecer mañana ante la comisión de seguimiento de Banesto. El presidente del banco, que ya intervino la semana pasada para informar del plan de saneamiento del banco y de su gestión, ha sido llamado expresamente para informar de la relación crediticia de la entidad con los partidos políticos. Esta vez su comparecencia será a puerta cerrada, según las fuentes consultadas. Fuentes de la entidad, por su parte, han asegurado que todos los créditos concedidos, aunque están provisionados al 100%, "siguen vivos", por lo que se exigirá su pago a los clientes.

Además de Sáenz, la comisión contará con la presencia del subgobernador del Banco de España, Miguel Martín, cuya comparecencia ha sido requerida para que explique los contactos que tuvo con varios ex gestores del banco, como desveló el gobernador, Luis Ángel Rojo. Miguel Martín se ha convertido en centro de los ataques del Partido Popular, cuyos responsables no entienden cómo no informó a la Comisión de Valores, de la que es consejero, de las investigaciones del banco emisor sobre Banesto.

Fuentes parlamentarias han comentado que la comisión de seguimiento espera que Rojo acuda también el viernes para adelantar -a puerta cerrada las condiciones definitivas de la subasta de Banesto, que serán hechas públicas el próximo lunes, 28 de marzo, último día previsto. Los criterios que se seguirán en la subasta, cuyas líneas maestras fueron adelantadas por Rojo en su comparecencia el pasado 11 de marzo, fijan las siguientes condiciones:

-El comprador -o compradores, si es un grupo- deberá ofertar por la totalidad de las acciones que suscriba el Fondo de Garantía de Depósitos en la ampliación de capital, por valor de 180.000 millones de pesetas que se aprobará en la junta. Es decir, 450 millones de acciones (73% del futuro capital).

-Si el comprador es un grupo, tendrán que informar de los acuerdos internos del mismo, así como de cualquier tipo de modificación que se produzca antes de cuatro años.

-La participación del comprador -o del líder del grupo, si es un grupo el que compra Banesto- no podrá reducirse por debajo del 30% antes de cuatro años.

-El comprador deberá pagar en efectivo.

-La oferta pública de venta (OPV) a los antiguos accionistas de Banesto será por 81 millones de acciones (el 13% del futuro capital) a 400 pesetas (a la par) y en la proporción de una acción nueva por cada dos antiguas. El plazo de pago se podrá diferir 90 días.

-El comprador se comprometerá a mantener el banco independiente, así como la marca del mismo.

[Por otra parte, Ricardo Gómez Acebo, ex vicepresidente de Banesto, aseguró ayer que ha vendido todas las acciones que poseía del banco. Añadió que no acudirá a la junta y que que tampoco lo hará Mario Conde.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1994

Más información

  • El presidente de Banesto informará al Congreso de los créditos a partidos el viernes