Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga en solidaridad con los trabajadores de Santana tuvo un seguimiento casi total

Ninguna tienda abrió ayer en Linares. Los bares, las gasolineras y las industrias pararon su actividad. Los balcones de la ciudad estaban repletos de lazos verdes, símbolo que se está utilizando en Jaén durante el último mespara expresar la solidaridad con los santaneros. En el hospital se establecieron servicios mínimos y el tráfico ferroviario tuvo que desviarse hasta la línea de alta velocidad de Córdoba. La huelga convocada en 19 municipios de la comarca fue secundada, según lossindicatos, por 160.000 de las 180.000 personas que viven en la zona. La Junta de Andalucía subrayó su apoyo a las reivindicaciones de los trabajadores de Santana y éstos calificaron de "rotundo éxito" la convocatoria de paro.

El seguimiento de la jornada de huelga general convocada ayer en la comarca de Linares (Jaén) fue masivo. En los 19 pueblos de la zona llamados por los sindicatos CC OO y UGT para manifestar su apoyo a los trabajadores de Santana Motor, con un paro de 24 horas, se vivió un día festivo. Los sindicatos cifraron el seguimiento en un 90%. La ciudad de Linares era el centro de todas las miradas. Unas 25.000 personas, según los datos de la policía local, se concentraron pasadas las 12.30 en la plaza del Ayuntamiento para pedir a la Junta de Andalucía y al Gobierno central que actúen impidiendo que se lleve a cabo el expediente de extinción de contratos planteado por Suzuki, accionista mayoritario en Santana Motor, que afecta a 1.500 trabajadores en Jaén. En Manzanares (Ciudad Real) los trabajadores de Santana volvieron a cortar la carretera.La misma imagen de inactividad festiva se veía en el resto de los pueblos de la comarca. Sólo en Bailén y Úbeda se observó al guna actividad a primera hora de la mañana, por lo que los piquetes informativos tuvieron poco trabajo. No ocurrió lo mismo con las fuerzas de seguridad, que se desplegaron por toda la comarca. Sin embargo, no tuvieron que actuar en ningún caso, ya que la jornada de huelga se desarrolló con total tranquilidad.

El Gobierno andaluz, a través de su portavoz, José Nevado, subrayó que la Junta de Andalucía "está detrás de los trabajadores, apoyando sus reivindicaciones". Nevado felicitó a los huelguistas por la forma "pacífica y masiva" con la que vivieron la jornada.

Esa tranquilidad no evitó que sobre la policía recayesen fuertes críticas por parte de los concentrados en la plaza del Ayuntamiento, quienes gritaban a coro recordando la carga que realizaron el pasado miércoles: "No son policías, son hijos de puta".

Los sindicalistas que hablaron ayer ante los concentrados en Linares centraron sus mensajes en las multinacionales, en el Gobierno central y en la figura del presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, al que pidieron que exija a Suzuki el cumplimiento del laudo arbitral firmado el año pasado.

El secretario de Acción Sindical de UGT, Apolinar Rodríguez, advirtió que con la actitud de Suzuki se está dejando vía libre para que otras multinacionales hagan caso omiso de los compromisos adquiridos.

El aspirante a la secretaría general de UGT y secretario regional del sindicato, Cándido Méndez, cree que es necesario un compromiso de la Junta de Andalucía para que se pueda resolver el problema de Santana: "Hacen falta respuestas y compromisos de la Junta de Andalucía, que sabemos que está por la labor, y del Gobierno central, que no está por la labor".

En la misma línea se manifestó Julio Ruiz, responsable de CC OO en Andalucía, quien criticó la política económica del Gobierno. "Los despidos en Santa Bárbara, Gillette, Santana o Puleva son consecuencia de la política económica diseñada por Felipe González, que confronta con el proyecto social que los sindicatos defendemos".

A pesar de que toda la intensidad del día se centró en Linares, fueron muchos otros los pueblos de la provincia que se solidarizaron con los trabajadores de Santana. En Jaén, a las doce en punto de la mañana, los trabajadores pararon la actividad durante cinco minutos.

Ya por la tarde, los trabajadores de Santana en Linares acordaron realizar acciones conjuntas con el resto de trabajadores andaluces que ven amenazados sus puestos de trabajo por la crisis que padecen empresas como Puleva o Santa Bárbara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de marzo de 1994

Más información

  • La Junta de Andalucía subraya que "está detrás de los trabajadores"