Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espiritu de Beuys revive en Madrid

Primera gran retrospectiva del artista alemán en el Reina Sofía

La primera gran exposición del alemán Joseph Beuys, quizá el artista más significativo de la segunda mitad de nuestro. siglo, se presenta en Madrid con 11 vitrinas, 50 obras, 12 instalaciones y 456 dibujos. La muestra, que se abre mañana al público, ha tenido como comisario a Harald Szeemann, otro personaje clave del arte europeo reciente. "Quiero que sus esculturas hagan sentir que Beuys sigue vivo", dice.

El fantasma de Joseph Beuys se ha instalado en el antiguo hospital que es hoy el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Harald Szeemárin, comisario de la muestra, ha organizado la exposición más ambiciosa del artista alemán, pero insiste en que no ha querido montar una retrospectiva histórica. "He querido que las esculturas de Beuys recobren la energía y el espíritu del artista, que hagan sentir que él sigue vivo", dice.Joseph Beuys (1921-1986) es una de las personalidades más complejas de la historia del arte. Sus ideas sobre el arte y el hombre, su filosofía y sus actitudes públicas lo situaron. en el punto de mira de su tiempo. Sus esculturas rompieron moldes y resultan crípticas para los no iniciados. Szeemann ha procurado que hablen por sí mismas y recreen ellas a su escultor.

Ésta es la segunda instalación de la muestra de Beuys, después de la de Zúrich, hace unos meses. "Creo que la exposición en Madrid es más grandiosa. Hay más espacio y el Cuaderno secreto para un personaje secreto en Irlanda funciona mejor como hilo conductor de la muestra. Es un excelente acompañamiento para las otras piezas y da la pista de la evolución espiritual de Beuys en esos años. Aquí las piezas singulares se ven más acentuadas. Ha quedado hermosa", afirma con orgullo.

"He esperado 25 años para poder hacer esta exposición", afirma. "Tenían que estar disponibles las principales esculturas en instalaciones, y sólo ahora se ha podido hacer. Lo único que lamento es no haber podido incluir la pieza más importante de Beuys en España, la habitación de plomo de la colección de La Caixa". La obra se llama Schmerzraum: hinter den Knochen wird gerzühlt (Cámara del dolor: tras los huesos está el relato).

"Es una obra que no se ha reinstalado desde que se compró, y sigue guardada en sus cajas. Pero la viuda del artista se opone a que sea armada más de una vez, y María Corral, al final, decidió no forzar más las ya tensas relaciones con Eva Beuys. Con esa pieza la exposición hubiera quedado realmente completa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1994