EL DECLIVE DE UNA REGIÓN INDUSTRIAL

Nombres propios para la crisis

Las cifras justifican por sí solas cualquier discurso sobre la gravedad de la crisis: 2.488 parados más en febrero y 117 empresas que engrosaron en enero la lista de los expedientes de crisis amontonados en la Dirección Provincial de Trabajo. Pero detrás de los números están los nombres que han aparecido en los titulares de la prensa. Las empresas que se enumeran han saltado a la palestra por las protestas de sus trabajadores, que han llamado la atención sobre la gravedad de la situación. Otras muchas hay en igual tesitura, aunque sólo la conocen sus empleados, patronos y las autoridades laborales que tramitan su desaparición o el recorte de su plantilla.Ebro-Kubota. Dedicada a la fabricación de tractores agrícolas, ha decidido liquidar la sociedad, de capital japonés. Con ello se perderán 316 empleos directos. La causa alegada por la empresa para cerrar es un déficit en sus cuentas de 12.750 millones de pesetas. Está situada en el barrio de Cuatro Vientos.

Más información

SKE Multinacional sueca que ha presentado expediente de cierre para su factoría madrileña.. Fabricaba rodamientos de vehículos con una plantilla integrada por 280 empleados, que pierden sus puestos de trabajo. La dirección ha ofrecido a los trabajadores la posibilidad de cederles las instalaciones y maquinaria para que mantengan cualquier actividad productiva. La planta está situada cerca de San Fernando de Henares.

Amper Telemática y Amper Cosesa. Sus principales socios son Telefónica y el Instituto Nacional de Industria. Necesita 1.500 millones de pesetas para salir de la crisis. La empresa presentó expediente de extinción de los contratos de 262 trabajadores de la primera y 43 empleados de la segunda. La Dirección Provincial de Trabajo ha denegado la solicitud por existir un plan de viabilidad firmado. La dirección de la empresa, que alega causas económicas, va recurrir esta decisión. Amper Telemática proporciona 450 empleos en Getafe, y Codesa, 75.

Rok. Dedicada a la fabricación de pantalones vaqueros. Situada en Tortelaguna, redujo su plantilla, con bajas incentivadas, de 261 empleados a 233. Tiene pendiente un recurso por la rescisión de 114 contratos, la mitad de la plantilla.

DIGSA. Empresa de distribución del sector de la alimentación, con 460 trabajadores en su plantilla. Presentó suspensión de pagos en septiembre del pasado año. Meses después, la multinacional Panafax y la cadena andaluza de supermercados Más por Menos se hizo cargo de la cadena. Los 100 trabajadores de la empresa, ubicada en el municipio de Collado-Villalba, llevan tres meses sin cobrar y aseguran que su centro no está incluido en el plan de viabilidad elaborado por la dirección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de marzo de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50