Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS FONDOS DE INTERIOR

Corcuera y Vera controlaron los sobresueldos pagados con los fondos reservados

El anterior ministro del Interior, José Luis Corcuera, y el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera han controlado en los últimos años los sobresueldos que, con cargo a la partida de fondos reservados, han sido distribuidos entre los altos cargos del departamento y los mandos de la lucha antiterrorista. Más de una docena de personas que se han beneficiado de esos sobresueldos han confirmado en los últimos días esa práctica a este periódico. Luis Bernardo de Quirós y Juan de Justos han sido las personas que han distribuido personalmente esos sobresueldos en los últimos años.

De Quirós, cuñado de Vera, y De Justos han sido los secretarios Personales del ex secretario de Estado en los últimos años y eran ellos los encargados de distribuir las gratificaciones bajo la supervisión de Vera. De Quirós abandonó el ministerio hace años y De Justos sólo hace unas semanas. Vera y De Justos trabajan hoy en el mismo despacho de abogados de Madrid.Los directores y subdirectores de la Policía y la Guardia Civil, destacados comisarios y varios generales del instituto armado, bastantes gobernadores civiles, así como decenas de agentes destacados en el País Vasco han percibido periódicas gratiricaciones de esos fondos reservados. Asimismo, expertos en lucha antiterrorista destinados en Madrid, como es el caso del comisario Manuel Ballesteros, figuran también en la lista de beneficiados de esos fondos.

La práctica, últimamente generalizada, comenzó a utilizarse en la etapa final del ministro José Barrionuevo. Fue entonces cuando altos cargos de Interior -especialmente los que tenían nivel de subsecretario, como era el director, de la Guardia Civil, Luis Roldán- plantearon la posibilidad de tener un trato económico similar al de los secretarios de Estado cuando abandonan su puesto. Pretendían, como finalmente se ha reconocido a ministros y secretarios de Estado, cobrar su salario durante unos años después de cesar.

Argumentaban además que las autoridades de Interior no eran miembros de consejos de administración de empresas públicas, lo que sí ocurre en todos los demás ministerios, donde casi todos los directores generales y subsecretarios tienen un sobresueldo por esa via.

Solución a una demanda

Ni Barrionuevo primero ni Corcuera después hallaron solución a esas demandas, y pronto comenzaron a usarse los fondos reservados para ese menester. Al principio, de forma aislada, y últimanente de manera establecida. Los subdirectores de la Guardia Civil han percibido por esa vía unos tres millones anuales, normalmente dividido en dos entregas. Los cargos más destacados recibían sobres mensuales.

Inicialmente, el pago se hacía con cheques del Banco de España firmados por dos personas de la máxima confianza de Vera. Ya en los noventa, los pagos se hacían en metálico, y era el máximo responsable de cada cuerpo -los directores generales de la Policía y la Guardia Civil- los que percibían los distintos sobres y los entregaban en mano a sus colaboradores.

En la última etapa de Corcuera, algunos mandos policiales y de la Guardia Civil recibían el sobre en el mismo despacho o antedespacho de Vera, como reconoce algún protagonista.

Rafael Vera negó ayer que hubiera repartido sobresueldos con cargo a los fondos reservados y añadió: "No tengo ningún remordimiento en el destino de los fondos".

Con respecto a los problemas fiscales que pueden derivarse para quienes han recibido esos sobresueldos que él niega, Vera señaló: "Al admitir la partida como tal, es decir reservada, ya se admite la supuesta opacidad fiscal, porque ningún confidente va a declarar a Hacienda de dónde ha cobrado". [Fuentes de Hacienda señalaron ayer que los fondos reservados no están sometidos a fiscalización, es decir, no se facilita información pública sobre cómo se gestionan].

En los últimos tres años, los fondos reservados destinados a Interior han sido, oficialmente, unos 900 millones de pesetas, de los que Vera controlaba directamente cerca de 600; 200 eran para uso del ministro, y alrededor de 65 para la Guardia Civil. Los sobresueldos salían casi en exclusiva de la partida que controlaba Vera.

En 1991, 1992 y 1993, pero especialmente en los dos primeros años, Interior pidió repetidas ampliaciones de los fondos a través del Ministerio de Economía, de forma que, al concluir esos ejercicios, las partidas prácticamente se habían duplicado. "Yo no puedo decir nada, absolutamente nada de su utilización, porque son eso, fondos 'reservados', y así lo reconoce incluso el Tribunal Suprerno", indica Rafel Vera.

Además de esos sobresueldos, la partida de fondos reservados ha sido empleada para pagar alquileres de viviendas de altos cargos, para costear viajes o incluso para comprar pisos a confidentes y colaboradores.

Teóricamente -puesto que no existe legislación concreta al respecto-, los fondos reservados deben usarse para pagos de confidentes o para gastos derivados de actuaciones de dificil o imposible justificación. Así, casi todos los gastos derivados de la actuación de las fuerzas de seguridad en el sur de Francia se pagan con los fondos reservados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 1994

Más información

  • Interior duplicó la partida en el 91 , el 92 y el 93