España reclama que se levante también el cerco de Mostar

España quiere que el acuerdo de paz alcanzado en Sarajevo, de donde se han retirado las baterías que asediaban la ciudad, se extienda al resto de Bosnia-Herzegovina y, en particular, a Mostar, en cuyo barrio musulmán están cercadas 50.000 personas desde el pasado mes de mayo. El ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, recordó ayer que, si Sarajevo era el símbolo de la guerra entre bosnios y serbios, Mostar, en la zona bajo responsabilidad española, lo es del enfrentamiento entre musulmanes y croatas. Solana abogó por aprovechar el impulso de Sarajevo para que se extienda la paz por toda Bosnia, como hasta ahora se extendía el conflicto".Mañana se reunirán en Bonn altos responsables de Exteriores de la Unión Europea, EE UU, Rusia y Canadá para analizar la situación y tratar de poner en marcha una nueva dinámica de paz. El primer paso sería alcanzar un acuerdo entre los países occidentales y Moscú, pues sus posiciones no son coincidentes, aunque se han aproximado durante la reciente crisis. El proyecto de poner Sarajevo bajo administración de la ONU, al igual que Mostar bajo la Unión Europea, requeriría una nueva resolución del Consejo de Seguridad, en opinión española.

Más información
Los serbios cantan victoria
El olvido de Mostar
Un asedio ante los ojos del mundo
De trinchera a trinchera
Un total de 9.943
Borís Yeltsin propone dividir Bosnia y que las Naciones Unidas controlen Sarajevo
Clinton se declara a favor de extender a todo el país las medidas que la OTAN aplica en la capital bosnia

Reabrir el aeropuerto

Solana se felicitó ayer del efecto disuasorio que ha tenido el ultimátum de la OTAN: "Afortunadamente, no ha sido necesaria la utilización de los ataques aéreos. Los objetivos que se querían alcanzar, básicamente se han alcanzado", dijo. Respecto al destino de las armas retiradas, reconoció que la resolución no decía nada al respecto, aunque su opinión es que no deben disparar nunca más contra nadie".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En Mostar la situación es más frágil. El precario alto el fuego que se mantiene desde hace varios días, con esporádicos incidentes, obedece a una decisión unilateral de los croatas y no a un acuerdo. Los cascos azules españoles han auspiciado numerosas reuniones entre las partes para consolidarlo. En estos momentos, los esfuerzos se centran en la reapertura del aeropuerto, algo que no se considera necesario para el reparto de la ayuda humanitaria.

La desmilitarización de Mostar, según Solana, será el principal cometido de los cascos azules españoles a medio plazo, junto a la reapertura de la ruta del Neretva, esencial para el suministro a Sarajevo. El ministro indicó que España está dispuesta a poner sus cascos azules "a disposición de lo que sea más útil", pero sin incrementarlos.

Izquierda Unida ha dado un viraje en su posición y por iniciativa de Nueva Izquierda ha decidido apoyar el ultimátum de la ONU.

Por otra parte, la secretaría general de la Conferencia Episcopal española lamenta "que los responsables de las naciones y de los organismos europeos e internacionales no hayan impedido o cortado antes esta guerra cruel".

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS