Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cursos de formación empresarial para parados generan 49 empleos

Los frutos del programa Emprendedores 93 ya están en la calle. Algo más de 22 millones de pesetas aportadas por el Fondo Social Europeo y 27 millones de las arcas del Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade) han servido para que 233 madrileños hayan recibido una lección de magia para vencer la crisis: cómo crear una empresa y sacarla adelante. Ya están funcionando 17 proyectos, que han generado 49 puestos de trabajo.

El programa Emprendedores 93 está inscrito en el pacto por la Industria y el Empleo, firmado hace un año por la patronal, los sindicatos y la Comunidad de Madrid. Su finalidad es la de conseguir que los jóvenes y los parados de larga duración se integren en el mercado laboral proporcionándose ellos mismos un puesto de trabajo.Conscientes de que la mayoría de las empresas que fracasan lo hacen por la falta de preparación de sus artífices y gestores, la Comunidad ha optado por preparar para las lidia empresarial a los 233 elegidos. Los cursos se concentran en tres meses de clase, en los que se imparten 220 horas lectivas por diferentes empresarios y especialistas en economía, mercadotecnia y recursos humanos.

Para David Olivares, de 22 años, uno de los nuevos empresarios, en estos cursos se aprende lo que no enseñan en la Universidad. Es alumno de quinto de Económicas y asegura que los consejos, anécdotas y experiencias expuestas por los profesores empresarios le han servido de mucho.

Tenía su proyecto en la cabeza desde hacía tiempo, pero los cursos le han aportado la confianza para ponerlo en marcha. "He afianzado la idea que tenía: que había que echar para adelante y que mi plan era posible". En la nueva empresa de este futuro licenciado en Económicas se ha embarcado su familia. David Olivares se las ha ingeniado para suministrar por encargo réplicas exactas de muebles de estilo siglo XVIII elaborados artesanalmente con las maderas nobles de la época.

Experiencia de familia

Cuenta con un capital importante: la experiencia acumulada por su padre durante los 30 años que se ha pasado trabajando en talleres y estudios de decoración, sus dotes de dibujante y sus contactos en el mundillo de la artesanía. Además, su hermano estudia ingeniero agrónomo y se va a especializar en fitotecnia, algo que viene muy bien para conocer las maderas", resuelve David.El resto de los 17 empresas que se han creado son compañías de ayuda a domicilio, academias, importación de artículos de bricolaje, comerciales, informática y electrónica, entre otros. Antes de final de año se pondrán en marcha los otros 73 proyectos presentados, de modo que el Imade prevé que esta primera promoción generará 294 empleos. Y anuncia que los dos mejores proyectos de la próxima tendrán una subvención de un millón de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 1994

Más información

  • Los alumnos crean 17 nuevas empresas