"El intento de culpabilizarme por el documento me resbala"

"¿Cómo se crean 600 puestos de trabajo en Flix? ¿Cómo evitamos que se cierre la fábrica Erkimia? Ése es el problema y no las zarandajas del documento". El honorable Pujol se quejó ayer de la facilidad de los políticos españoles para pasar de "de los principios al chismorreo", pero su conferencia de prensa fue un magistral ejercicio de malabarismo en el que saltó sin red de la filosofía política a la economía doméstica.Las intentos de los periodistas para que concretara sus peticiones a Felipe González, se estrellaron contra su afirmación de que "ha sido una conversación muy general" o que "no es función del presidente del Gobierno ni mía entrar en el detalle". Ello no les impidió, según dijo, abordar los problemas de la localidad tarraconense de Flix, donde una fábrica de cloro ha reducido su plantilla de 1.000 a 400 trabajadores.

Más información

Pujol defraudó a quienes es peraban verle a la defensiva respecto al polémico documento de la Generalitat sobre el giro autonómico. "Todo intento de culpabilizarme por este documento me resbala absolu tamente", dijo en una concesión al castellano cheli, tras definirlo como un dictamen no oficial encargado por su Gobierno. "Algunas de las cosas que yo digo están en ese documento. Otras no, porque no estoy de acuerdo o no las considero oportunas. Otras salen de mi cabeza. También yo soy capaz de generar ideas propias". Pujol defendió el rigor del texto, del que habló "sin ningún complejo", aunque admitió que su autor "a lo mejor se ha pasado. Casi era su función". Sólo abandonó el tono socarrón para lamentarse de la, a su juicio, "utilización malévola" del dictamen revelado por EL PAÍS. También aseguró que se había presentado "de forma abusiva, no acorde con lo que había dicho, dando lugar a titulares que enrarecen el ambiente de forma poco responsable", la entrevista publicada el miércoles en este diario. Pese a ello, según Pujol, no perdió ni un minuto en tranquilizar a González sobre sus intenciones. "No creo que necesite que yo le tranquilice. Nos conocemos desde hace tiempo y sabemos hasta dónde llegan acuerdos y desacuerdos".

Dueño de la rueda de prensa, Pujol concluyó preguntándose en qué gastará una familia con un crédito de cinco millones las 200.000 pesetas de ahorro por la bajada de tipos de interés: en un par de zapatos, un abrigo o en repintar la cocina. "Ustedes sonríen, pero ésta es la realidad, aunque no sé si tiene que ver con lo que preguntaban", riñó a los periodistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de febrero de 1994.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50