Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Kirguizistán somete su mandato a consulta popular para acelerar las reformas

El presidente de la república ex soviética de Kirguizistán, Askar Akáiev, agobiado por la presión del Parlamento, que pretende frenar una política reformista alabada por los países occidentales, ha decidido someterse a un referéndum popular para que los poco más de dos millones de ciudadanos con derecho a voto de la república asiática decidan si debe continuar en el cargo.La única pregunta sometida al voto popular es la siguiente: ¿Confirma usted que el presidente de Kirguizistán, elegido por cinco años el 12 de octubre de 1991, sigue siendo el jefe del Estado y tiene derecho a ejercer las facultades que le confiere la legislación del país?".

El referéndum responde a una iniciativa del propio presidente y persigue tres objetivos, según Akáiev: ratificar las facultades del presidente, continuar la política de reformas económicas y estabilizar la situación política en el país.

En vísperas de la consulta, Akáiev se dirigió a sus conciudadanos y afirmó: "En caso de que obtenga la victoria, adoptaré medidas decisivas para acelerar la reforma económica".

Akáiev, de 49 años, fue elegido presidente en 1991, todavía bajo el régimen soviético, con el respaldo del 95% de los votantes. Pero su popularidad ha descendido debido a una severa política económica que ha hecho caer en picado la producción industrial.

A media tarde de ayer, hora local, el índice de participación en la consulta superaba el 88% del censo, según fuentes de la comisión electoral. Los resultados definitivos serán publicados el próximo 5 de febrero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 1994