Paralizadas 189 viviendas de una cooperativa ligada a la PSV

La cooperativa de viviendas ugetista IVM (Iniciativas de Viviendas en Madrid), gestionada por IGS, -la misma gestora de PSV-, se ha visto perjudicada también por la crisis económica que ha puesto contra la pared al sindicato UGT. La edificación de las tres parcelas pertenecientes a la promoción Vallecas, Menos 30, en Madrid-Sur, que agrupan 189 viviendas, se ha paralizado cuando estaba a punto de terminarse la construcción, por falta de pagos de la gestora.Las viviendas llevan una semana y media paralizadas, a pesar de que las llaves tendrían que haberse entregado, según el contrato, el pasado mes de octubre, aunque, tras una negociación, se acordó la entrega para finales de este mes. José María Viñas, uno de los cooperativistas, asegura que esto ya no es, "ni muchos menos, posible, porque quedan dos meses de obras para finalizar las vivendas".

Los socios de Madrid-Sur aseguran que la gestora adeuda 600 millones de pesetas a ComyIsa, la empresa constructora contratada para la edificación de las viviendas. Los cooperativistas dicen haber pagado ya todo el importe de las viviendas adeudado a IGS más las mejoras, lo que asciende a más de cinco millones de pesetas por socio. "Esta paralización supondrá un gran coste para los cooperativistas, debido a los intereses financieros que se generan por cada día de retraso y el coste de un nuevo arranque de la obra", asegura Sara Gutiérrez, la presidenta de la asociación Vallecas Menos 30.

Cuatro millones

Además, los 28 cooperativistas agrupados en otra de las parcelas de IVM en Madrid-Sur denunciaron que han entregado ya más de cuatro millones de pesetas a IGS y que la construcción de sus viviendas ni siquiera ha comenzado.Los socios aseguran que la gestora tampoco ha obtenido el crédito hipotecario necesario para financiar el proyecto. Ante este panorama, los han dejado de pagar a IGS y han depositado los pagos de los recibos de dicimebre y enero y la letra de enero en un notario. La cuantía de lo depositado ronda las 400.000 pesetas por cada socio.

Los cooperativistas de Iniciativas de Viviendas en Madrid aseguran que José Luis Soriano, miembro de IGS que preside la cooperativa, se niega a entregar la documentación, requerida notarialmente, para clarificar el estado de las cuentas de la promoción. Tampoco quiere entregar, según los socios, los papeles que acrediten la situación contractual de la cooperativa.

Los cooperativistas han puesto ya en manos de abogados el asunto, para estudiar las acciones judiciales que se pudieran emprender para garantizar la terminación de las viviendas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ningún responsable de IGS pudo ser localizado ayer por este periódico, debido a unas averías en el sistema telefónico de la gestora, según pudo saberse a última hora de la tarde.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS