Las estrellas no brillarán en la noche de los Goya

Los rostros más populares del cine español, ausentes de la entrega de los premios

La octava edición de los premios Goya, que concede la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de España, no contará con las grandes figuras del cine español. Algunos tienen buenas excusas y otros no tan buenas, pero la lista de ausencias supera ampliamente a la de artistas que han confirmado su asistencia. Carmen Maura o Verónica Forqué, no acudirán por motivos laborales. El guionista Rafael Azcona y la actriz Victoria Abril, porque nunca aceptan estas invitaciones. Paco Rabal inicia sus vacaciones el mismo día de la gala, Alfredo Landa es homenajeado en San Sebastián, Maribel Verdú acude al Festival de Punta del Este y Pedro Almodóvar presentaba ayer en París, su último filme Kika.

Más información
Guía para la gala
Aranda, Camus y Berlanga

A pesar de las llamadas de solidaridad de los profesionales de nueiitro cine para la ceremonia de los Premios Goya que se cele bra el viernes en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid -este año será retrasmitida en directo por Televisión Española-, brillarán las ausencias de los rostros más populares la la industria. Algunos, como Paco Rabal y Alfredo Landa, no han querido salir al escenario a dar un premio Goya. Rabal, que recibió un homenaje de la Academia el pasado 12 de noviembre (durante una cena en la que, por cierto, dejaron fuera a todos los arnigos y parientes invitados por el actor murciano) se ha excusa do porque empieza sus vacaciones en compañía de su esposa, Asunción Balaguer. Por otra parte, Landa se encuentra en San Sebastián, donde ha sido premiado con el Tambor de Oro del ayuntamiento de la ciudad. Una delegación de artistas españoles, entre los que se encuentran Maribel Verdú, Ángela Molina y Antonio Ferrandis, partirán el mismo día 21 hacia Punta del Este, en, Uruguay, para acudir al Festival de Cine Español. Tanto Antonio Giménez-Rico y ex presidente de la Academia, oordinador de la ceremonia, como José Sacristán han sido invitados a dicho certamen, pero ambos han decidido retrasar su viaje, para cumplir con sus deberes para con la Academia.Cambio de día

En las últimas convocatorias, la ala se celebraba en sábado. El cambio de día ha impedido que os actores y actrices de teatro uedan presentarse a tiempo en a gran noche del cine español. Es el caso de Juan Echanove, Charo López, Juanjo Puigcorbé, Silvia Marsó, Julieta Serrano y Aurora Redondo, entre otros. En la lista de populares que nunca (o casi nunca), asisten a la entrega de premios se encuentran figuras como Victoria Abril (seis veces candidata, nunca premiada, este año obviada), Rafael Azcona y Fernando Fernán-Gómez. Algunos, como el director Vicente Aranda, son algo más duros: "No me gusta ir para poner la cara de tonto que ponen los que pierden, Todo esto está organizado para niños de escuela y, además, está copiado de unos señores con canas que llevan haciéndolo desde hace muchos años en Hollywood. Yo preferiría que piara promocionar al cine español se diera dinero y no estos premios; pero, bueno, si ayudan, está bien."

Pedro Almodóvar puede presentar unas razones más cosmopolitas para no aparecer: estrenó ayer en París Kika, la que más candidaturas tiene a los Goya, ocho, ninguna para el manchego. Anabel Alonso descartó la posibilidad de dar un premio, pero Rossy de Palma tiene previsto adelantar su vuelta para esta fiesta. Verónica Forqué, candidata a la mejor actriz del año, no acudirá porque se encuentra en Santander rodando a las órdenes de Mario Camus, otro peso pesado en la lista de ausentes. Imanol Arias y María Barranco también se encuentran rodando una película en Bilbao, Arruinados, de Joaquín Trincado.

Otras anécdotas dan color a este acto, son curiosidades que se corresponden a los habituales celos profesionales que padecen las estrellas o a imposiciones de los organizadores (Televisión Española descartó una retransmisión porque Lydia Bosch -por entonces, como ahora, en Antena 3- presentaba la gala de 1991; Antena 3 coló a Antonio Mercero y a Concha Cuetos para entrega el premio al mejor director en 1993). Así, por ejemplo, Guillermo Montesinos sigue esperando que Ramón Pilacés, coordinador de invitados, se disculpe por el plantón que sufrió el actor en una gala en la que, supuestamente, daba un premio. Montesinos ni siquiera ha sido invitado a esta convocatoria. Algunos, como Marta Fernández Muro, son remisos a dar premios de categorías técnicas, consideradas como secundarias. Marisa Paredes, por su parte, parece empeñada en entregar, ella solita, el Goya a la mejor actriz y se niega a llevar alguien del brazo. Hay estrellas que brillan más que otras.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS