Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preguntas sin respuestas

Uno de los temas que más pasiones ha provocado en el MILIA 94 es el de los derechos de autor en la era electrónica. Ha habido más preguntas que respuestas. Aunque nada está claro, se perfilan dos posiciones, la de los países del copyright, (con Estados Unidos a la cabeza) y la de los europeos, con leyes de propiedad intelectual que prestan gran consideración a los derechos morales del autor sobre su obra. A partir de ahí ha habido propuestas para todos los gustos, desde que los multimedia sean considerados obras colectivas, con lo que se difuminan los derechos de autor y sus remuneraciones, hasta la de los prácticos japoneses, que han cortado por lo sano y han decidido que "un multimedia es al 50% libro y al 50% audiovisual", y desde este presupuesto se devengan remuneraciones proporcionales.Los más preocupados han sido los agentes literarios. El norteamericano Michael Curtis aseguró que sufre una crisis de identidad desde que comprendió que los textos, la Palabra escrita, cada vez van a tener menos importancia en los nuevos medios. "Y si los textos apenas existirán, ¿qué va a ser de los escritores? ¿Cómo le digo yo a uno de mis autores que para publicar su novela el editor me pide los derechos para televisión, cine, vídeo y todos los derechos electrónicos?". Un joven francés dijo tajante en el debate: "Si no existen los escritores, no existen los multimedia ".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1994