Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

España sube al podio

Los españoles dudan que la calidad de vida nacional sea la tercera del mundo

La publicación, ayer, de los resultados de un informe de la prestigiosa revista británica The Economist según el cual España es el tercer país del mundo donde mejor se vive genera un sinfín de comentarios entre las personas que acostumbran a pensar en voz baja y sobre todo en voz alta sobre la realidad española. La revista calificaba su informe de "semiserio", y mostraba haber utilizado, para sacar sus conclusiones, variables sobre educación, economía, cultura, sanidad, violencia, divorcios, índice de lluvias o situación de las mujeres.Félix de Azúa (escritor, director del Instituto Cervantes en París): "Me parece un informe grotesco, pensé que era una inocentada. Pero, ya que es serio, me confirma que los británicos son un desastre informativamente hablando. Bastaría con abrir las fronteras y que los habitantes de cualquier país tuvieran la opción de instalarse en otro: así veríamos dónde preferían vivir".

José Juan Toharia (sociólogo): "La elección de indicadores es decisiva. Creo que The Economist maneja algunos muy fiables, como el paro, la inflación, muy desfavorables a España, la esperanza de vida, que es muy alta aquí, o el nivel de lectura de periódicos, que según mis datos es en España inferior a 1970. Otros indicadores son muy dudosos, como el número de médicos, porque no se habla de calidad. Asesinatos puede haber pocos, pero las violaciones no se denuncian en su inmensa mayoría. Y, en cuanto a la situación de las mujeres, el número de parlamentarias no me parece demostrativo: no se menciona cuántas mujeres ocupan altos puestos en las empresas o en la función pública; ni se tiene en cuenta que España, dentro de la más baja población activa de Europa, tiene la más baja población activa fernenina".

Juan Pablo Fusi (historiador): "Discrepo mucho de ese informe. En cuanto a lo que llamamos calidad de vida, me parece que por ejemplo en Madrid se ha deteriorado enormemente. El abandono de las aceras, los coches en doble fila, el estruendo. La vida nocturna podría ser grata antes, pero cuando hay medio millón de personas metiendo ruido con motos o coches, la calidad de vida no se ve. Habrá otras ciudades en Europa más aburridas, pero donde eso no sucede. Y, si hablamos de la universidad, hay que decir que está convertida en una extensión de la segunda enseñanza. Puede que en números absolutos España tenga más estudiantes que el Reino Unido, pero ¿donde está Oxford, o Cambridge? Hace años una encuesta internacional sobre universidades sólo citaba, en el puesto 15, una escuela de arquitectura de Barcelona: el resto, ni contaba".

César Molinas (director de Planificación, Ministerio de Economía): "Mi primera reacción es que en economía estamos tan acostumbrados a vivir en un entorno tan rico que nos sentimos muy pobres. La sociedad española es muy tolerante. Pero donde deberíamos hacerlo mejor es en cultura, ya que a largo plazo el único capital es el humano".

Manuel Gutiérrez Aragón (cineasta, presidente de la Sociedad General de Autores de España): "Pienso que España es el mejor país del mundo, pero no por razones que tengan que ver con encuestas económicas, sino con auténticos dones de Dios, como el clima y la comida. Pero, en otro orden, no me parece España sitio apetecible: un país con paro, con pobreza, tan bajo de lectura, no es ejemplar".

Luis Landero (novelista): "El informe puede pecar de cierto folclorismo. Hay datos objetivos: se ha mejorado en índices de delincuencia, en esperanza de vida. Pero no se refleja la marginación, la pobreza de zonas rurales. En lo material, aunque nos quede mucho por delante, nos faltaría memoria histórica si no viésemos la mejora. Y también es cierto, ya lo decía Camus, que no es igual ser pobre en París que en Argelia: el clima atempera la tragedia. España tiene una cierta irresponsabilidad, no se sacraliza el trabajo como en los países protestantes, hay largos puentes laborales. Eso me parece desagobiante".

Gabriel Tortella. (historiador económico): "Me parece muy subjetivo el informe. Los divorcios son pocos aquí porque la gente vive arrejuntada, mientras' que en EE UU, más legalistas, se divorcian. Se ve positivo que llueva poco: que lo digan en Sevilla. ¿Los MacDonald's?, pueden ser signo de decadencia. La sociedad española es muy permisiva, pero en cultura somos lamentables. Aquí nadie lee. Y no se mencionan las bibliotecas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 1993