Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez personas mueren en Sarajevo en el prólogo de la "tregua navideña"

Las tres partes en guerra en Bosnia-Herzegovina aceptaron ayer en Bruselas una tregua de Navidad que se prolongará desde las cero horas de hoy hasta el 15 de enero. Las horas previas a la entrada en vigor de este paréntesis navideño fueron, sin embargo, sangrientas. Las granadas y los francotiradores serbios acabaron con la vida de al menos 10 personas en la capital bosnia, Sarajevo, donde otros 62 ciudadanos resultaron heridos. Las amenazas verbales entre los contendientes vuelven a un primer plano.

La lluvia de la artillería sobre Sarajevo se prolongó durante toda la jornada. Un día más las salas del hospital Kosevo y la morgue volvieron a llenarse de civiles heridos y muertos-. El Ejército bosnio (Armija) afirmó ayer haber detenido un ataque de las tropas serbias, mientras éstas culpaban a las fuerzas bosnias de iniciar la agresión. La Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia (Unprofor) calificó de "inaceptable" la situación.Los combates prosiguieron también en otras zonas de la ex república yugoslava, sobre todo en Bosnia central, donde la Armija emprendió una ofensiva contra posiciones croatas en Vitez, a unos 80 kilómetros al noroeste de Sarajevo. En esta zona las fuerzas bosnias capturaron a tres cascos azules de nacionalidad británica que circulaban en un blindado, y que fueron devueltos a su base horas después.

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) criticó ayer duramente la actitud de las fuerzas serbias y croatas que, a pesar de lo pactado, impiden la llegada de la ayuda humanitaria a un millón y medio de personas". "Las milicias han torpedeado nuestras acciones sobre todo en Bosnia central y oriental y en el enclave musulmán de Bihac", afirmó su portavoz en Zagreb, Alenika Lisinski. "La situación es sumamente preocuopante".

Todo esto sucedía mientras en Bruselas los representantes políticos de las partes en conflicto ratificaban una tregua decidida el día anterior. Al margen de este punto, y de la aceptación, por parte de todos, de que las negociaciones de paz se reanuden el próximo 15 de enero en Ginebra, poco más pudo obtenerse de la reunión de dos días mantenida a iniciativa de la Unión Europea (UE).

Amenaza de ruptura

La nueva ronda de enero tendrá como base los planes de reparto del territorio estudiados ayer y anteayer en Bruselas, que tratan de aplicar el plan de paz Owen-Stoltenberg, que determina la división de BosniaHerzegovina en tres Estados étnicos.Radovan Karadzic, líder de los serbios de Bosnia, amenazó ayer con romper las negociaciones de paz y "empezar a discutir desde cero" si el Gobierno bosnio rechaza su oferta de otorgar un 33.3% de la ex república al futuro Estado musulmán y su diseño de los nuevos mapas.

Los mediadores intemacionales, David Oweri y Thorvald Stoltenberg, anunciaron que no se levantarán las sanciones económicas impuestas a Serbia hasta que no se comprometa por escrito a admitir la división territorial de Bosnia de común acuerdo de todas las partes.

Con la mediación de los ministros de Exteriores de la UE, serbios, croatas y musulmanes no se han puesto de acuerdo después de dos días de negociaciones en cómo repartirse los tres tercios del territorio de Bosnia-Herzegovina.

También subieron de tono las declaraciones del presidente croata, Franjo Tudjman, que ayer aseguró que no renuncia al recurso a la fuerza para recuperar la Krajina (territorio croata bajo control serbio) en caso de que los esfuerzos diplomáticos fracasen. Los serbios sí habían comprometido a otorgar facilidades al control de Krajina por las Naciones Unidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de diciembre de 1993

Más información

  • Acordado un alto el fuego en Bosnia hasta el 15 de enero