La Nacional vuelve a ser la orquesta de los líos

69 músicos secundaron ayer la primera huelga del grupo en toda su historia

La Orquesta Nacional de España (ONE) vuelve a ser la orquesta de los líos. Un conflicto menor sobre horas de trabajo motivó ayer su primera huelga en 50 años de historia. Pero el éxito de la convocatoria del sindicato de los funcionarios desveló un fracaso: la división de los músicos. El representante de UGT acusó a dos miembros del comité de huelga de un intento de agresión el miércoles. El músico Luis Cañete quiso pacificarlos y accidentalmente se dio un golpe. Su ojo morado era ayer una metáfora del conflicto entre estado natural y cultura: "¿Cómo hombres que tocan el violín pueden tratar de pegar a un compañero?". Era la pregunta de Eduardo Carpintero, de UGT y blanco de las iras.

Más información

Federico Fellini hubiera disfrutado. Su película Ensayo de orquesta se cumplió una vez más. En ese largometraje se reflejan rencillas, odios y compadreos entre los músicos, tomados como ejemplo de un colectivo. Hasta que todos se colocan en su puesto mirando a la batuta, la música suena y el arte vence a la mezquindad."Esas dos que pasan por ahí no me hablan desde hace cinco años, pero cuando están en grupo sí, porque se escudan en la masa", decía un músico que no apoyaba la huelga tras entrar al ensayo de ayer por la mañana. Y desde el otro bando se oía: "Los sindicatos pueden ser respetables pero las personas no", en referencia a Carpintero, de UGT, y Antonio Santana, de CC OO.

La huelga, convocada por el sindicato de funcionarios CSIF, fue seguida por 69 funcionarios de los 101 de la plantilla. Veintiséis funcionarios sí entraron al ensayo y seis estaban de baja. El concierto de por la tarde tuvo que suspenderse, aunque los de hoy y mañana se mantienen.

UGT y CC OO no secundaron el paro con el argumento de que las reivindicaciones están negociándose con el Ministerio de Cultura. Miembros de estas centrales sindicales dijeron que la huelga está inspirada en el "corporativismo funcionarial" y calificaron a algunos de sus instigadores de "mafiosos". Los representantes de UGT y CC OO denunciaron que aparecen pasquines agresivos en sus taquillas y que compañeros suyos han llegado a ir a los edificios centrales del sindicato a desacreditarles. "En UGT les dijeron: 'marchaos de aquí, impresentables, que sois unos fachas de mierda", explicó ayer el atribulado Carpintero.

El conflicto, cuyo punto polémico son las horas de ensayo en conjunto y las horas de ensayo individual, trasluce otros delicados asuntos que tienen que ver con el dinero. Un músico contó que en un reciente día de viaje de la ONE, con su dieta correspondiente, profesores de la orquesta ahora huelguistas aprovecharon para dar un concierto privado en Soria. La Orquesta de Cámara, que cobra 1,7 millones por concierto, y la Clásica de Madrid, que ha llegado a cobrar hasta 4,1 millones, ambas privadas, se nutren de profesores de la Orquesta Nacional, que cuesta al Estado 1.485 millones de pesetas al año.

"No somos policías", dijo ayer Juan Francisco Marco, director general de Música del Ministerio de Cultura, en referencia a posibles usos irregulares de horas y tiempos reglamentados. Marco sostuvo que esta huelga carece de sentido porque el pago de los servicios extraordinarios -una de las principales reclamaciones de los huelguistas- ya se está efectuando. En cuanto a la discusión sobre las horas de trabajo, dijo que Cultura seguirá negociando "pero sin condicionantes previos". Marco añadió que el sueldo de un músico de la ONE (4,4 millones anuales, 5 millones si es solista) supera el salario de un jefe de sección del ministerio (3,8 millones anuales). Consideró estos sueldos como aceptables "en tiempos de crisis", "incluso teniendo en cuenta la consideración especial que merecen como músicos".

Sospecha de agresión

Miembros del comité de huelga negaron que los violonchelistas Salvador Escrig y José María Mañero trataran de agredir a Carpintero. Sobre estos músicos también pesaba la sospecha de que hubieran amenazado al director titular, Aldo Ceccato, aunque una investigación interna no lo logró poner en claro. "La Administración debe aplicar la legislación disciplinaria para acabar con esta espiral de violencia", dijo ayer Carpintero.El comité de huelga puso como ejemplo de huelga pacífica el hecho de que nadie fuera coaccionado ayer en el acceso al ensayo. Salvador Escrig, secretario de este comité, dio una versión muy distinta a la del ministerio y a la de UGT y CC OO Escribió en una nota: "La Administración, con su pretensión de reducir el tiempo de preparación individual, aumentando el número y la dificultad de los conciertos, está viciando de raíz el resultado artístico de todo el proceso". Los músicos harán de nuevo huelga todos los viernes cada 15 días. Ayer se mostraron dispuestos a negociar el lunes. Juan Francisco Marco dijo que un nuevo reglamento está en estudio y espera que su aprobación, pactada con todos los sindicatos, pacifique la ONE.

La huelga provocó el aplazamiento del estreno mundial del concierto para piano y orquesta del compositor argentino Astor Piazzola (1921-1992), que se estrenará hoy bajo la dirección de Pedro Ignacio Calderón, director de la Orquesta Estable del Teatro Colón, de Buenos Aires, y con el uruguayo Humberto Quagliata al plano. La pieza es una adaptación para piano y orquesta del concierto para bandoneón y orquesta, compuesto por Plazzola en los ochenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de noviembre de 1993.

Se adhiere a los criterios de