Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCONSTITUCIONALIDAD DE LA 'LEY CORCUERA'

Corcuera comunica a González su decisión de dimitir

El Tribunal Constitucional anula la 'patada en la puerta' de la Ley de Seguridad Ciudadana

El ministro del Interior, José Luis Corcuera, manifestó ayer al presidente del Gobierno, Felipe González, su intención irrevocable de abandonar el Ejecutivo tras confirmarse que el Tribunal Consti tucional ha anulado el artículo 21.2 de la ley Corcuera, que se refiere a la llamada patada en la puerta. En medios gubernamentales se reconoce que la dimisión supondría un duro golpe para el Ejecutivo, porque necesariamente provocará un re ajuste y un cierto varapalo al Gobierno. La salida de Corcuera acarreará la del secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera; el subsecretario, Víctor Moreno Catena, y el director general de la Guardia Civil, Luis Roldán, pues todos ellos han vinculado su continuidad a la de Corcuera. Sobre el posible sustituto del ministro se manejaba ayer la premisa de que la persona elegida debe tener algunas de las virtudes de Corcuera, como "entereza y un discurso político firme".

Varios miembros del Gobierno expresaron ayer su convencimiento de que el Consejo de Ministros de hoy será el último en el que participe Corcuera. El PSOE manifestó ayer, por boca de su numero tres, Txiki Benegas, que Corcuera "debe continuar este, fructífero trabajo" al frente del ministerio. "Nuestro país no puede perder a un buen ministro del Interior", añadió Benegas, tras expresar su respeto por la sentencia, "sin perjuicio de la opinión que sobre el contenido" pueda formularse.Algunos miembros del Gabinete, incluido Corcuera, tuvieron información el miércoles de que las deliberaciones del Constitucional iban en este sentido, y ya se produjo el primer cruce de llamadas entre ministros, y especialmente entre González y el afectado. Corcuera considera invariable su decisión de dejar el cargo tras la publicación de la sentencia. Personas de su entorno señalaron que, "cuando se anuncia un compromiso de esta naturaleza, los ciudadanos deben saber que los políticos son coherentes y lo cumplen, y que no se aferran a la silla".

Numerosos diputados socialistas, incluido el anterior ministro del Interior, José Barrionuevo ' departieron ayer en el Congreso con el ministro. Todos ellos le mostraron su solidaridad. "Si dimite Corcuera, debíamos dimitir más de 200", señaló un diputado socialista de la Comisión de Justicia e Interior, en referencia a todos los que dieron su apoyo a la ley en el Congreso.

Según altos cargos del Gobierno consultados por este diario, el contenido de la sentencia no haría necesaria en absoluto la dimisión de Corcuera si no fuera porque éste ha planteado la defensa de la integridad de esa ley como un asunto personal, informa Juan G. Ibáñez. El pasado 5 de mayo, el ministro vinculó por primera vez su permanencia en el Ejecutivo a la sentencia del Constitucional.

Corcuera señaló ayer, en una breve conferencia de prensa en el Congreso, que 24 horas antes había ratificado ante el Pleno de la Cámara que "la coherencia y la responsabilidad son importantes en política". El titular de Interior recordó, en referencia al PP, que "muchos políticos han dicho cuántos artículos eran inconstitucionales. Cuando se conozca la sentencia, cada uno tendrá que buscar su propia coherencia y responsabilidad".

El portavoz de Interior, Agustín Valladolid, aseguró ayer a la cadena SER que no existen presiones gubernamentales sobre Corcuera para que no dimita y que consideraba coherentes las dimisiones en cadena de altos cargos "por solidaridad".

Por otro lado, un portavoz de la Unión Federal de Policía, que agrupa a 9.000 agentes, consideró "infundada", la declaración del subsecretario de Interior, según el cual, agentes de la policía protagonizarían un plante tras esta decisión del alto tribunal. Este portavoz señaló que en los últimos tiempos se recomendaba a los agentes que no utilizaran el precepto de la patada en la puerta, sino que solicitaran mandamiento judicial.

Respaldo de CiU y PNV

Por otro lado, los nacionalistas vascos y catalanes -con cuyos votos se aprobó la ley Corcuera- se apresuraron ayer a sugerir al presidente del Gobierno que no acepte la dimisión de Corcuera. "Sería bueno que el presidente no la aceptara. No sería razonable, porque la gestión de Corcuera ha sido y es eficaz", declaró Emilio Olabarría, ponente del PNV durante la tramitación de la ley en el Congreso. "Si cada vez que un ministro ve cómo los tribunales rechazan alguna de las normas que han impulsado, éste dimite, pocos Gobiernos tendrían un carácter estable", agregó Olabarría.

El mismo criterio defendió el portavoz de Convergencia i Unió (CiU) en el Congreso, Miquel Roca, para quien sería "bueno" que Corcuera siguiera en el cargo. Roca intentó convencer al ministro con el siguiente argumento: "José Luis Corcuera es un hombre con mucha tozudez y, por tanto, no sé si será posible convencerle. Ésta es su decisión, y yo no puedo interferir en ella, pero creo que es una coherencia excesiva". Y apostilló que, si el ministro se va, todos los que apoyaron la ley [él incluido] también tendrían que dimitir, e igualmente deberían hacerlo quienes la rechazaron, porque previsiblemente, dijo, el Constitucional no anulará todo el polémico articulado. "Me parece un tanto absurdo", añadió invalidando tal razonamiento.

El presidente del PP, José María Aznar, afirmó ayer que la anulación de la patada en la puerta "debe producir alguna consecuencia política".

Julio Anguita, coordinador general de Izquierda Unida, recomendó a los periodistas: "Hojeen las hemerotecas y comprueben que yo fui el primero, hace casi un mes, que dije que, de declararse inconstitucional la ley, Corcuera tendría que dimitir. Mantengo lo que dije".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1993