Rumanía admitió ayer

haber autorizado el envío a la empresa alemana UB Plasma de plasma contaminado por el virus de hepatitis B y C, subrayando que estaba destinado a la "elaboración de medicamentos en Alemania" y que su control debía hacerse en dicho país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de noviembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50