Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anita Ekberg: "Por enésima vez, repito que Fellini no me descubrió"

La actriz Anita Ekberg llegó a Barcelona arrastrando la sombra de Fellini. 33 años después de rodar con el director italiano La dolce vita, vestida de negro, engalanado el cuello de largas cadenas de oro, el caballo largo y rubio, Ekberg se sentó ante la prensa y le preguntaron: ¿Con vertirse en un símbolo para una generación con La dolce vita no determinó su carrera? Y ella con testó: "Por enésima vez repito que Fellini no me descubrió con La dolce vita. Yo era una actriz famosa antes de esta película, pero es cierto que no fue fácil continuar mi carrera después de esta película; todos los directores me veían en ese papel". No era un reproche al cineasta fallecido el pasado domingo. Sobre Fellini fueron sus primeras palabras: "No sólo es la pérdida de una persona querida, una pérdida que provoca un dolor tremende; es una gran pérdida para el cine mundial". Y sobre Fellini fue la última pregunta: ¿Podría decirnos su recuerdo más personal sobre el director? "No puedo contestar a esta pregunta. Sobre todo, porque hace demasiado poco que ha muerto; es demasiado pronto para explicar mis sentimientos".

Mamá o abuela

La actriz, que fue Miss Suecia 1951 -"no me gusta el frío sueco y además, no tengo temperamento sueco", afirmó ayer-, que fue contratada por la Universal en los años 50, abandonó Hollywood tras enamorarse de Italia durante el rodaje de Guerra y Paz. "Si me hubiese gustado estar en California estaría allí ahora", dijo, "pero prefiero vivir en Europa con europeos. Yo me siento demasiado europea para vivir en Hollywood, aunque sé que si me hubiese quedado allí hubiese tenido más oportunidades de trabajo".

"Me gustaría hacer de mamá o de abuela en alguna película", dijo ayer al hablar sobre su actividad actual. "El cine me gusta, y me gustaría hacer cine. No tengo vida hogareña. No tengo marido, ni hijos, gracias a Dios".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1993