Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS DE ESTADO EN RUSIA

Borís Yeltsin inicia su viaje a Japón tras 'amordazar' a sus rivales

La estabilización de la crisis en Moscú y la prolonga ción del estado de excepción han permitido al residente Borís Yeltsin iniciar hoy su visita oficial Japón. Antes de partir para cumplir con un compromiso aplazado ya en dos ocasiones, Yeltsin anunció el sábado una profunda reforma de los sóviets locales, muchos de los cuales tenían previsto celebrar reuniones esta semana para debatir su auodisolución.

A cargo de Rusia queda, de acuerdo con la Constitución, el primer ministro, Víctor Chernomirdin. La ley fundamental rusa prevé que si el presidente y el vicepresidente no pueden ejercer su cargo, será el jefe del Consejo de Ministros el que cumpla estas funciones. Alexandr Rutskó1, que ocupaba el cargo de vicepresidente de la República hasta la reciente crisis, se encuentra en la cárcel de Lefórtovo junto con el ex presidente del Parlamento, Ruslán Jasbulátov.El estado de excepción, que teóricamente afecta sólo a la capital, fue prolongado el sábado hasta el próximo lunes. Durante este periodo, 10 organizaciones políticas, en su mayoría de carácter comunista y nacionalista, han sido suspendidas, así como también una serie de periódicos. Esta suspensión se extiende a todo el territorio de Rusia.

Serguél Filátov, jefe de la Administración de Yeltsin, aseguró que una vez finalizado el estado de excepción se procederá a prohibir por vía judicial a los partidos que han apoyado o incitado a la "rebelión armada comunista-fascista".

Yeltsin anunció el sábado una reforma de los sóviets por la que éstos deberán ser sustituidos por dumas (ayuntamientos o diputaciones) mucho más reducidas que los órganos anteriores. En lugar de los cientos de diputados que tenían hasta ahora, las corporaciones locales pasarán a estar integradas por un número de miembros que oscila entre 15 y 50 personas. Yeltsin ha prometido dar los detalles de esta reforma antes del 15 de octubre, después de que una comisión federal especial elabore las propuestas correspondientes.

Las zonas afectadas por la reforma de Yeltsin son las 68 regiones que forman Rusia. Quedan fuera las 21 repúblicas nacionales que integran la Federación y que, por su situación especial, el presidente se ha limitado a recomendarles que se autoapliquen una reforma similar a la impulsada por las autoridades federales para las regiones.

La dura posición de Yeltsin ante los sóviets ha despertado la críticas del viceprimer ministro encargado de las relaciones con las regiones, Serguéi Shajrái, quien amenaza con dimitir.

Shajrái calificó de "absolutamente incorrecta" la manera en que el presidente canceló la reunión del Consejo de la Federación, el órgano en que estaban representadas las 89 regiones y repúblicas que forman el Estado ruso. "No había necesidad de mostrar semejante prisa. Soy partidario de una reforma gradual", dijo Shajrái.

Apoyo a las elecciones

Mientras tanto, prácticamente todos los territorios de Rusia, a excepción de la república de Chechenia, han enviado a la Comisión Electoral Central todos los documentos necesarios para la celebración de las elecciones a la Duma Estatal (la Cámara baja del nuevo Parlamento), confirmando con ello su disposición a participar en los comicios.

La visita de Yeltsin a Japón, a pesar de la nueva situación interna rusa, no promete ser fácil. Ambos países, que se enfrentaron durante la Segunda Guerra Mundial, nunca firmaron formalmente la paz y hasta el día de hoy tienen pendiente el problema de cuatro islas del archipiélago de las Kuriles, que Japón reclama como suyas.

Aunque Yeltsin ha eliminado a la oposición nacionalista, que se resistía furiosamente a la devolución de estas islas a Japón, hay partidarios del presidente que también consideran improcedente entregarlas. Sin ir más lejos, Chernomirdin excluyó en agosto la posibilidad de que Rusia renunciara a la soberanía de las Kuriles.

Entre tanto, el último presidente de la URSS, Mijafl Gorbachov, hizo ayer públicas sus "dudas" de que las elecciones legislativas en Rusia, previstas para el próximo 12 de diciembre, "tengan la posibilidad de ser justas y libres". Gorbachov reveló al mismo tiempo que está pensando sobre su futuro político y que decidirá próximamente si presenta su candidatura en las elecciones a la presidencia de Rusia. En una entrevista concedida a la televisión británica, el artífice de la perestroika calificó los sucesos de los pasados 3 y 4 de octubre en Moscú de "combate entre dos facciones bolcheviques" y condenó "la suspensión de la glasnost (transparencia informativa) y de algunos periódicos y partidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1993

Más información

  • Chernomirdin se hace cargo del país en ausencia del presidente