Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la satisfacción al temor a la guerra civil

Los medios de comunicación rusos comentaron ayer la disolución del Parlamento por el presidente Borís Yeltsin y expresaron una gama de opiniones que van desde la satisfacción hasta el pesimismo sobre el peligro de guerra civil, cada cual según su tendencia política.Izvestia, partidario de la presidencia, aseguraba en su primera página que "el Gobierno no permitirá que los acontecimientos escapen a su control". Sin embargo, en páginas interiores un editorialista del periódico, Leonid Nikitinski, reconocía que el presidente "ha dado un paso más hacia el autoritarismo", y "su decisión no puede ser calificada más que de golpe de Estado".

El diario gubernamental Rossfiskie Vesti publica unas declaraciones del nuevo primer vicez primer ministro encargado de la economía, Yegor Gaidar, en las que afirma: "Nos hemos visto obligados a tomar esta decisión como único medio de resolver el problema del doble poder existente en nuestro país". En el mismo periódico, el escritor Alexandr Solzhenitsin escribe: "Mi intuición me dice que Rusia va a renacer".

El optimismo se convierte en inquietud en algunos de los diarios reformistas, como el Commersant Dady, que reconoce que "Borís Yeltsin sigue avanzando [hacia sus objetivos], pero las regiones [de Rusia] están en posición de espera. Si Yeltsin fracasa apoyarán al vencedor".

El diario popular reformador Kuranty considera que "bajo el cielo de Moscú todo está en calma". Para este periódico, la lucha actual es "un combate con un fantasma, porque no hay adversario real. Nadie tiene la intención de atacar la Casa Blanca [sede del disuelto Parlamento ruso]".

Pisotear la Constitución

La televisión rusa ha suspendido su programa La hora parlamentaria, porque ya no hay Parlamento, Rossfiskaia Gazeta, el órgano de prensa del Legislativo disuelto, publica sin comentarios los decretos de Yeltsin bajo el título: 'El presidente ha pisoteado la Constitución'. El diario parece admitir que Yeltsin todavía es el presidente de Rusia, aunque en páginas interiores publica los decretos del "presidente en funciones [Alexandr Rutskói]", investido como tal tras la destitución de Yeltsin por el Parlamento.

Nezavissimaia Gazeta, antiguo órgano de los reformistas que sigue ahora una orientación contraría a Yeltsin, estima que "el poder ha colocado a Rusia al borde de la catástrofe y Yeltsin ha establecido de facto la administración presidencial". "La menor provocación o medida irresponsable", añade el citado periódico, "de cualquiera de las partes puede desencadenar la guerra civil".

[El presidente de Ucrania, Leonid Kravchuk, propuso ayer ante el Parlamento renovar dicha cámara mediante elecciones anticipadas que precedan a comicios presidenciales].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1993