Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arantxa Lazkano: 'Me gusta el cine que se hace con pasión"

Arantxa Lazkano ha presentado en el festival donostiarra, en la sección Zabaltegi (Zona Abierta) su primera obra, Años oscuros, en la que narra la historia de una niña, Iciar, durante la posguerra española y su forma de sobrevivir en el País Vasco, pero que, dice la directora, se podía haber contado en cualquier punto del territorio español.Lazkano, maestra y dobladora durante 12 años para la televisión vasca, decidió ponerse detrás de una cámara una vez que mentalmente había conseguido elaborar su proyecto. "Tuve más miedo cuando me puse a escribir el guión que a la hora de enfrentarme con el público cuando se proyectó por primera vez la película. Presentar una película en San Sebastián siempre es algo que te hace temblar un poco, pero, una vez que decidí llevar el proyecto adelante, era consciente de los riesgos que tenía que asumir", comentó Arantxa Lazkano horas después de que su película se exhibiese por primera vez en una sala.

MÁS INFORMACIÓN

La cineasta apunta que antes de ver terminada la película había una cuestión que le preocupaba, y era si podría conseguir transmitir lo que ella sentía. "Una vez que la he visto terminada, creo que he conseguido mi propósito, y mi valoración es positiva, aunque soy consciente de todos los fallos que tiene una primera película".

En Años oscuros, indica la directora, hay una parte de biografía, situaciones que vivió "cuando era niña y que, llegado un momento de mi vida, tuve necesidad de contar. También era consciente de que todo ello iba a remover mucho dentro de mí y de otra mucha gente, pero creo que era necesario relatar una forma de vida de varias generaciones durante la infancia y que hoy los niños no lo viven de la misma manera".

No cree la cineasta en el llamado cine vasco: "Es vasco porque se ha hecho aquí, en el País Vasco; pero el cine en que yo creo es en el que se hace con la pasión, con el sentimiento. No se pueden hacer generalidades de ese tipo. Puede ser cine intimista, cine de acción o de cualquier otro género. Mi pregunta", añade Arantxa Lazkano, "cuando decidí realizar esta película, era de otra índole y siempre la misma: ¿podré poner en ella lo que siento? Creo que lo he conseguido, que lo he puesto".

Arantxa Lazkano (que tiene 43 años y es natural de Zarautz, Guipúzcoa) valora positivamente su primera obra y dice que ya está preparando su próximo trabajo: "Me gustaría contar el sentimiento religioso y moral que se vivía en los centros rurales vascos en vísperas de la guerra civil española".

El presupuesto de Años oscuros fue tan solo de 75 millones de pesetas y contó con subvenciones de Euskal Media y del Ministerio de Cultura. La película está hablada indistintamente en euskera y en castellano: "He querido que sea así para poder diferenciar los dos mundos en que vive la niña: por un lado, el de su casa y el de sus amigos, donde se habla en euskera; y por otro, el mundo de la escuela, donde se habla en castellano", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1993